El presidente chileno, Sebastián Piñera, aseguró hoy que al Gobierno "no le a va a temblar la mano" para que los responsables de las malas prácticas en la tienda La Polar sean juzgados y castigados.

La tienda reconoció haber renegociado unilateralmente las deudas de 420 mil clientes, una situación que provocó un verdadero "desastre financiero" en la plaza local, estremeció los cimientos de varias Administradores de Fondos de Pensiones, de algunas entidades bancarias y otras tiendas del 'retail'.

Piñera explicó este jueves que el primer objetivo de su Gobierno ante las irregularidades detectadas en La Polar es "lograr que todas las víctimas de ese abuso sean debida y justamente compensadas".

También dijo que se deben tomar todas las acciones para que los responsables de ese abuso enfrenten, como corresponde, esa responsabilidad y reciban las sanciones que se merecen.

"En ese camino nadie nos va a quebrar la mano", sentenció el mandatario, quien reiteró que las personas que han sido abusadas deben ser debida y justamente compensadas.

"Tampoco nos va a temblar la mano para usar todos los instrumentos con que cuenta el Estado, para que los responsables de ese abuso sean juzgados y sean debida y rigurosamente sancionados", recalcó el mandatario en una visita que realizó este jueves a la región de La Araucanía, en el sur de Chile.

La cadena de tiendas anunció hace una semana un plan de compensación para unos 420 mil clientes que se vieron afectados por las malas prácticas de la compañía, aunque la propuesta no incluyó indemnizaciones, lo que originó que cientos de ellos iniciarán acciones legales en el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac).