El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, declaró hoy que su país ha ganado tiempo para mejorar el país y reafirmó su determinación de "ganar la batalla" contra la crisis de la economía helena.

"Con las dolorosas y severas medidas, y la ayuda externa, hemos ganado tiempo y la oportunidad para cambiar al país", dijo Papandréu en un discurso de apertura de la reunión del Consejo de la Internacional Socialista (IS) que preside y se celebra durante dos días en el balneario ateniense de Vuliagmenis.

El primer ministro socialista aludió al paquete de recortes e impuestos de 28.000 millones de euros y un plan de privatizaciones de 50.000 millones aprobado esta semana en el Parlamento griego.

Con ello, el Gobierno "ha cumplido con su deber patriótico de asumir decisiones dolorosas pero necesarias para salvar al pueblo de la quiebra y poder pagar salarios y pensiones", dijo.

Papandréu estimó que la presencia de los 300 participantes de la familia socialista internacional "es un gesto de solidaridad hacia Grecia".

"Estamos determinados a ganar la batalla", subrayó.

"Podemos tener y nos merecemos una Grecia más próspera y necesitamos un paquete de rescate adicional para apoyar esos cambios", añadió.

En una carta enviada anoche al presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, Papandréu resaltó que Grecia "ha cumplido con las obligaciones que se habían planteado como una condición para el reembolso del quinto tramo (del rescate externo) y para la aprobación de un nuevo programa de rescate adicional".

"Espero que en los próximos días la Unión Europea (UE) y el FMI se reúnan para concluir con el procedimiento necesario", expresó.

Se espera que este fin de semana la UE y el FMI den luz verde a la entrega del quinto tramo, de 12.000 millones de euros, del rescate otorgado hace un año, por un valor de 110.000 millones en un período de tres años, en forma de préstamos.

Además, la UE y el FMI estudia pactar un nuevo rescate similar.