Naciones Unidas instalará ocho nuevas bases para soldados de paz en el este de Costa de Marfil en un intento por restaurar la autoridad y el orden con miras a las elecciones legislativas, informó el jefe de misión de la ONU, el surcoreano Choi Young-jin.

Las bases serán instaladas en las regiones donde se suscitaron los combates más feroces en marzo y donde decenas de miles de personas todavía ahora se niegan a volver a sus hogares por temor de ser víctimas de ataques en represalia.

"Hay una necesidad urgente por restaurar el orden en todo el país", dijo Choi a los periodistas el jueves.

El ex presidente Laurent Gbagbo fue arrestado en abril después de mantenerse en el poder durante cinco meses después de perder en las elecciones. Los soldados leales al presidente elegido democráticamente Alassane Ouattara finalmente expulsaron a Gbagbo del poder con la ayuda de fuerzas militares de Naciones Unidas y de Francia.

Los combates durante la crisis política dejaron aproximadamente 3.000 muertos y obligó a más de un millón de personas a huir de sus casas. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) indicó que hay por lo menos 300.000 desplazados más de dos meses después de que concluyeron los combates.