Miles de personas se manifestaron hoy en las calles de Hong Kong en el decimocuarto aniversario del retorno de la isla a la soberanía china, en esta ocasión para protestar contra el gobierno local por el ensanchamiento de la disparidad económica en el territorio y el alza en el mercado inmobiliario.

Muchos se unieron a la protesta para pedir una reforma política ante un gobierno que, según dijo Albert Ho Chun-yan, presidente del Partido Demócrata de la ciudad al diario "South China Morning Post", "ha fracasado en contrarrestar el alza en los precios de las casas y el descontento de la gente, que lo considera incompetente y torpe".

Estudios citados por el "South China Morning Post" dijeron que en enero de este año los precios de las casas en Hong Kong eran los más altos del mundo y que, a mediados del año pasado, un grupo que asesora al gobierno informó de que 1,26 millones de personas, de un total de 7 millones en la ex colonia, vivían en pobreza.

El analista Michael de Golyer, según la misma fuente, dijo que "el nivel de insatisfacción de la gente es muy similar al de 2003" y que "estaría sorprendido si el número de manifestantes (en las marchas de hoy) fuera menos de 100.000".

En 2003, unas 500.000 personas salieron a las calles de Hong Kong para protestar contra el gobierno por el recorte de libertades en el territorio.

La multitudinaria manifestación fue la mayor celebrada en Hong Kong desde las protestas de 1989 por la masacre en la plaza de Tiananmen.

El mandato del actual jefe ejecutivo, Donald Tsang, acabará a finales de junio de 2012, año en el que un grupo designado por el Gobierno chino elegirá a su sucesor.

En la marcha de hoy, que se celebró en el mismo día en el que el Partido Comunista de China (PCCh) cumple 90 años, también hubo quien expresó el descontento por la polémica decisión de limitar el número de madres del resto del país que pueden dar a luz en Hong Kong (muchas mujeres chinas embarazadas van a la ex colonia para que sus niños al nacer tengan ciudadanía hongkonesa).