El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, destacó hoy la reducción de la pobreza y los logros energéticos ante Brasil en la lectura de su informe anual ante el Parlamento, sin la presencia de un sector de su principal aliado político.

Como cada año, el Parlamento instaló su nueva mesa directiva, de mayoría opositora, y Lugo se refirió a su gestión en ausencia de varios referentes del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, de centroderecha), segunda fuerza electoral del país.

El gobernante afirmó que "no es suficiente" que la pobreza haya caído entre 2008, año en que asumió al poder, y 2009 de 37,9 por ciento a 35,1 ni que la miseria haya disminuido de 19 por ciento a 18,8 por ciento en el mismo período.

"La pobreza no es una fatalidad (...), es resultado de decisiones que tomamos como Estado", aseveró el gobernante en una sesión a la que no acudió el senador y presidente del PLRA, Blas Llano, entre otros líderes de la principal agrupación de la coalición gobernante.

Los medios vinculan el boicot al reciente relevo del ministro de Obras Públicas, el liberal Efraín Alegre, que rechaza la iniciativa de grupos minoritarios de izquierda leales a Lugo que busca la reelección presidencial a través de una enmienda constitucional.

Lugo dijo que "merece especial mención" las negociaciones con Brasil "respecto a la libre disponibilidad de energía, el precio justo, la venta al mercado brasileño, la cogestión, transparencia y control y la ejecución de obras 'faltantes'" de la hidroeléctrica binacional de Itaipú.

Detalló que a partir de este año el erario público de su país ingresará 360 millones de dólares de los 120 millones que anualmente representaban hasta ahora las compensaciones brasileñas a Paraguay.

Lugo también enumeró la expansión de la política sanitaria tras la institución de la gratuidad en los servicios públicos, la entrega condicionada de fondos a familias pobres y el buen momento económico de su país, que el año pasado creció 15 por ciento.

"Las perspectivas económicas para 2011 son promisorias, con un crecimiento estimado en más del 5 %, un sostenido incremento de la inversión privada y con el dinamismo de los sectores agropecuario, industrial y de la construcción", reseñó el gobernante.