Toyota volvió a sufrir en junio con la pérdida de un 21,1 % de sus ventas durante el mes, en comparación con el mismo periodo de 2010, lo que el fabricante achacó a los problemas de suministro causados por el terremoto y tsunami en Japón.

En junio, las ventas del grupo Toyota (formado por las marcas Toyota y Lexus) sumaron 110.937 vehículos.

De esta cifra, 100.164 vehículos correspondieron a la marca Toyota, un 18,7 % de descenso, mientras que los 10.773 vehículos restantes fueron de la marca de lujo Lexus, un 37,8 % de reducción.

En los seis primeros meses del año, las ventas del grupo Toyota en Estados Unidos fueron de 812.788 vehículos, un 3,9 % menos que en el mismo periodo de 2010.

A pesar de los malos resultados de junio, Toyota dijo que la situación está mejorando, con la normalización de la producción tanto en Japón como en Norteamérica, y que espera que los próximos meses sean mejores.

"Junio supuso un punto de retorno para Toyota ya que las ventas aumentaron respecto al mes anterior. Los concesionarios de Toyota ahora tienen un buen suministro de autos y camionetas y esa selección aumenta cada día", dijo a través de un comunicado Don Esmond, vicepresidente Toyota Motor Sales en Estados Unidos.

"La recuperación de la producción y los nuevos programas de mercadotecnia nos pondrán en una gran posición para aprovechar la temporada de ventas estival y con la llegada de nuevos productos este año, somos muy optimistas sobre la segunda mitad de 2011", añadió Esmond.