Palestinos de la aldea de Bilin comenzaron hoy, en medio de celebraciones, a construir un nuevo barrio en tierras que Israel les ha restituido tras alterar ese tramo de la barrera de separación de Cisjordania por orden del Tribunal Supremo.

Unas 500 personas, según dijo a Efe una de las asistentes, tomaron parte en una marcha festiva para celebrar la devolución de esas tierras, por la que miles de palestinos, activistas israelíes e internacionales lucharon con manifestaciones viernes tras viernes desde hace seis años.

La semana pasada, cuatro años después de la resolución del Tribunal Supremo, excavadoras israelíes tiraron abajo la verja y comenzaron a montar la barrera de separación por el tramo autorizado.

Según la fuente, en las celebraciones participaron sobre todo familias palestinas, con una notoria presencia de mujeres y niños, y también algunos activistas israelíes e internacionales que se sumaron al evento después de seis años de lucha no violenta en la que numerosas veces se registraron enfrentamientos con soldados israelíes.

Un camión con altavoces se encargó hoy de amenizar con música la construcción de la primera vivienda, en una ceremonia en la que no se produjo ningún incidente y que colonos judíos vieron desde colinas vecinas.

El terreno en el que será construido el nuevo barrio, de unos 150 acres, está en "zona C", es decir, bajo absoluta administración civil y militar israelí, por lo que lo vecinos no descartan que la primera vivienda podría ser ya destruida esta misma noche al no contar con autorización de Israel.

A pesar del nuevo trazado, los vecinos de Bilín siguen demandando otros 330 acres de su aldea que les fueron expropiados con la construcción de la barrera de separación, que en los tramos urbanos pasa de ser una verja con precisos dispositivos electrónicos a un muro de hormigón de 8 metros de altura.

Parte de las tierras de la aldea han sido además entregadas a un vecino asentamiento judío, Modiín Ilit, para que se pueda expandir.