Los países de la Unión Europea (UE) y el Mercosur volverán a la mesa de negociaciones la próxima semana con vistas a lograr un acuerdo de asociación que incluya el libre comercio, aunque sin la perspectiva de iniciar aún el intercambio de ofertas para el acceso de sus productos a los respectivos mercados.

De lunes a viernes, negociadores y técnicos de ambos bloques se reunirán en Bruselas en la que será ya la secta ronda de trabajo desde que retomaron las tratativas en mayo del año pasado, sin que se haya avanzado todavía en los temas clave para liberalizar el intercambio de bienes y servicios.

La parte europea confía en continuar la negociación de los aspectos normativos del acuerdo, relativos a las normas y no relacionados directamente con las ofertas de acceso a mercados, como pueden ser los capítulos de barreras no tarifarias, facilitación del mercado o competencia, indicaron a Efe fuentes comunitarias.

Por lo que respecta al intercambio de ofertas comerciales, señalaron que cada parte "sigue trabajando de manera interna" en su preparación, y que aún no se ha precisado una fecha para ponerlas sobre la mesa.

Según las fuentes europeas, el objetivo es garantizar que las ofertas que propongan sean "de buena calidad", sin dejar que el apremio del calendario prevalezca sobre su "sustancia".

Aseguraron que, cuando ambas partes estén preparadas para ello, decidirán de manera conjunta una fecha para iniciar un intercambio simultáneo de ofertas.

Uno de los principales obstáculos para que la UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) empiecen a proponer ofertas para el ingreso de sus productos en los mercados son las preocupaciones de los productores europeos sobre el posible impacto negativo del tratado en la agricultura comunitaria.

En especial, países como Francia o Irlanda han manifestado sus reticencias y, más concretamente, en el sector de la carne de vacuno, que podría sufrir grandes pérdidas al competir con las importaciones de los países del Mercosur -grupo donde hay líderes mundiales en la producción de carne-, en el marco de un tratado de libre comercio.

En ese contexto, el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, se reunió el viernes con el ministro de Agricultura de Uruguay, Tabaré Aguerre -cuyo país preside actualmente el Mercosur-, con la negociación que se inicia la próxima semana en la agenda.

De cara a tranquilizar a los productores agrícolas, la Comisión Europea ultima estudios económicos sobre el impacto que ese acuerdo podría tener en la industria agropecuaria europea.

Esas evaluaciones de impacto serán concluidas próximamente y enviadas para su análisis a los estados miembros y al Parlamento Europeo, institución que no puede modificar los detalles de la negociación del texto aunque sí respaldarlo o rechazarlo una vez esté cerrado.