La Policía venezolana apresó hoy a otros tres custodios de la cárcel de El Rodeo II, cercana a Caracas y donde un millar de presos armados permanecen atrincherados desde hace dos semanas y sitiados por un operativo de la Guardia Nacional (policía militarizada).

El Ministerio Público dijo hoy en un comunicado que ya suman seis las autoridades apresadas por iniciativa de sus fiscales, con la detención en las últimas horas del titular de la Jefatura de Régimen de El Rodeo II, José Ventura Saavedra Márquez, y los custodios Yorman Chávez y José Gregorio Romero Calderón.

Los tres son acusados de "presunta comisión de los delitos de corrupción propia, asociación para delinquir y suministro de armas y explosivos" a los reclusos.

Fueron detenidos en los alrededores de El Rodeo II por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y ya están recluidos en la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), detalló el comunicado.

También recordó que previamente fueron apresados y acusados de los mismos delitos el director de El Rodeo II, Luis Aranguren, y el comandante del destacamento de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) situado en el interior de ese centro penitenciario, capitán Gamalier Camargo.

Igual que el subdirector de El Rodeo I, Rubén José González Heredia, adicionalmente imputado por tráfico ilícito de drogas.

El Gobierno del presidente Hugo Chávez sigue a la espera de la rendición de los presos atrincherados, "secuestrados" por dos líderes de "mafias penitenciarias", según las autoridades desde que el día 17 lanzó una operación con 5.000 militares de la GNB.

La operación castrense logró controlar El Rodeo I en la primera jornada con un saldo oficial de dos soldados y un preso muertos, aunque posteriormente fueron retirados otros cinco cadáveres de presos de El Rodeo II aparentemente asesinados por otros presos.

El Gobierno también admitió una veintena de heridos entre miembros de la GNB, pero no proporcionó estadísticas de internos lesionados.

La operación castrenses fue ordenada luego de que el pasado 12 de junio un enfrentamiento entre bandas rivales armadas dejó un balance oficial de un visitante y 21 presos muertos.

Según versiones de la prensa venezolana, los dos cabecillas del atrincheramiento, identificados con los apodos "Yoifre" y "El Oriente", se han comunicado telefónicamente con algunos de sus periodistas para asegurarles que tienen alimentos y bebidas para mantener su resistencia durante un mes.