La misión de la ONU en Costa de Marfil (Onuci) instalará ocho nuevos campamentos militares en el oeste del país africano, donde la situación de seguridad continúa inestable, anunció hoy el organismo internacional.

Los responsables de la Onuci están "preocupados" ante la inestabilidad de la zona occidental de Costa de Marfil, por lo que, en un esfuerzo por ayudar a las autoridades marfileñas a "restaurar el orden", han apostado por instalar esos nuevos campamentos militares allí, indicó el portavoz de la ONU, Farhan Haq.

Los miembros de la Onuci también prestarán ayuda a las fuerzas de seguridad marfileñas para reconstruir y equipar "oficinas municipales, comisarías y gendarmerías que fueron destruidas o dañadas en ciertas zonas", según detalló la misma fuente.

Las medidas aprobadas por la misión de la ONU tienen por objetivo impulsar la reconstrucción del entramado del Estado en Costa de Marfil y asegurar la seguridad en el país, una "condición previa para que otras misiones puedan realizarse con éxito", dijo Haq.

Costa de Marfil sufre todavía los efectos de la crisis producida tras las elecciones del pasado noviembre, cuando el entonces presidente, Laurent Gbabgo, se negó a abandonar el poder pese a que la comunidad internacional había reconocido como ganador de los comicios al opositor Alassane Ouattara.

La situación condujo a unos enfrentamientos que se agravaron hasta el punto de que el Consejo de Seguridad pidió a la Onuci que aplicara todas las medidas necesarias para proteger a la población marfileña, lo que condujo a que, junto a las fuerzas francesas, apoyara a los seguidores de Ouattara para sacar del poder a Gbagbo.

Los enfrentamientos entre fuerzas leales a Gbagbo y las de Ouattara dejaron al menos 3.000 muertos y 32 desaparecidos, según los datos de la fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), cuyos responsables pidieron que se investiguen los presuntos crímenes de guerra y contra la humanidad en el país.

Esta semana, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó prorrogar los refuerzos militares que aplicó a la Onuci cuando aumentó la tensión, con lo que amplió hasta el 31 de julio la presencia en el país de los 2.000 militares cedidos por la Misión de la ONU en Liberia (Unmil) y hasta el 30 de septiembre el préstamo de tres helicópteros de combate pertenecientes a esa misma misión.