David Haye y Wladimir Klitschko protagonizarán el sábado un esperado encuentro en la división de los pesados.

El inglés había buscado una pelea con Klitschko o el hermano mayor de éste, Vitali, desde que avanzó de la división crucero en el 2008.

El combate tendrá lugar en el estadio de fútbol Imtech en Hamburgo.

Klitschko, campeón mundial pesado del FBI y la OMB (55-3, 49 nocauts) es el favorito de los apostadores. Mide 1,99 metros (6 pies 6 pulgadas) y supera en 8 centímetros (3 pulgadas) a su oponente. Haye es el campeón de la AMB.

Klitschko pesó el viernes 110 kilogramos (242,5 libras), y Haye 96,5 kilos (213 libras).

Invicto en siete años, el ucraniano tiende a desgastar a sus adversarios con su jab antes de aplastarlos con directos de derecha.

Haye, de 30 años, ha buscado incomodar a Klitschko, de 35, con burlas que van más allá de las bravuconadas habituales de los boxeadores. Haye (25-1, 23 nocauts) ha prometido lastimar a su adversario, se negó a darle la mano y lució una camiseta en que se veían las cabezas cortadas de los hermanos Klitschko.

Haye ganó el cinto de la AMB en el 2009 al derrotar al ruso Nikolai Valuev, de 2,18 metros (7 pies 2 pulgadas), a quien describió como "figura de circo".

Klitschko calificó de "infantil" el comportamiento del británico y prometió inscribirlo como el "número 50" en su lista de noqueados.

"No respeta nada, pero esa es su manera de ser", comentó Klitschko después de un entrenamiento en Hamburgo. "Creo que no es mala persona, sino que perdió la cabeza" después de vencer a Valuev. "Tiene la cabeza por las nubes. Por eso mi objetivo, el 2 de julio, será ponerle los pies sobre la tierra. Creo que le va a hacer bien".

Si Haye gana, existe una ligera probabilidad de pelear con Vitali, de 30 años. Vitali es el campeón de la AMB.