Cientos de miles de manifestantes colmaron el viernes diversas ciudades de Siria en enormes protestas contra el régimen, en una jornada en que 12 personas murieron en diversos enfrentamientos.

Las movilizaciones destacan la capacidad de resistencia de los manifestantes ante las acciones implacables de represión que ha emprendido el presidente Bashar Assad.

Más de 1.400 personas, en su mayoría manifestantes desarmados, han muerto en las movilizaciones desde que éstas comenzaron a mediados de marzo, dijeron grupos defensores de los derechos humanos.

El régimen rechaza esa cifra y atribuye a "rufianes armados" y conspiradores extranjeros la agitación que ha supuesto el desafío más serio a la dinastía de la familia Assad, la cual ha gobernado Siria durante 40 años.

El activista por los derechos humanos Mustafá Osso dijo desde Siria que grandes multitudes salieron a las calles al término de las oraciones del mediodía en diversos lugares cerca del país, entre ellas la capital Damasco.

Una de las mayores movilizaciones tuvo lugar en la ciudad de Hama, en el centro del país, donde unas 200.000 personas salieron a las calles, dijo Omar Idilbi, portavoz del organismo Comités Locales de Coordinación, que da seguimiento a las protestas en Siria.

Sin embargo, la televisión estatal difundió imágenes de manifestantes progubernamentales que portaban banderas sirias y retratos de Assad en diversas partes de país.

Idilbi dijo que las fuerzas de seguridad abrieron fuego y dieron muerte a cuando menos tres personas en Homs, otra ciudad del centro de Siria.

Los comités emitieron después un comunicado en el que afirmaron que seis manifestantes más fueron muertos a tiros en el país, incluidos dos en Damasco. Idilbi también afirmó que al parecer partidarios del régimen vestidos de civil apuñalaron a manifestantes, al menos 12 de los cuales resultaron heridos en Homs.

En enfrentamientos separados, tres personas perecieron durante una operación militar para frenar la oleada de refugiados que busca cruzar la frontera hacia Turquía, dijo Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres.

Más de 10.000 sirios se han refugiado en campamentos en Turquía después de que huyeran de la violencia en su país.

El gobierno sirio vedó a la mayoría de los corresponsales internacionales y restringió la cobertura, lo cual dificulta la confirmación independiente de los hechos en el lugar.

Un video difundido en la página de Facebook de los Comités Locales de Coordinación muestra a decenas de personas que marchan afuera de una mezquita en el vecindario de Midán, en el centro de Damasco, donde gritan a coro "¡Fuera Bashar, Siria es libre!".

___

Diaa Hadid, periodista de The Associated Press, contribuyó a este despacho.

___

Bassem Mroue tiene twitter en http://twitter.com/bmroue y Diaa Hadid en http://twitter.com/diaahadid