Un total de 580 armas blancas, muchas de fabricación casera, así como drogas, licor y dinero fueron decomisados hoy por las autoridades costarricenses en la cárcel La Reforma, la principal del país, detallaron fuentes oficiales.

En total, los policías requisaron a los presos más de 6.000 dólares en efectivo, 68 litros de licor clandestino, 10 teléfonos celulares y 800 gramos de drogas como 'crack' y marihuana, indicó a los periodistas el viceministro de Justicia, Fernando Ferrero.

De acuerdo con Ferrero, la operación responde a las medidas que se han tomado para reforzar la seguridad del penal tras un intento de fuga el 11 de mayo en el que murieron un custodio y dos reos.

La requisa de hoy en La Reforma, ubicada unos 20 kilómetros al noroeste de San José, involucró a unos 1.000 funcionarios de diversas dependencias y duró varias horas.

Entre los artículos encontrados había armas fabricadas a partir de encendedores o cargadores de teléfonos celulares. En el caso del licor, se detectó lo ocultaban en botellas de refresco viejas y hasta en cubetas, pues los reos fermentaban este tipo de bebidas dentro de sus celdas utilizando levadura, zanahoria rallada y hasta ropa sucia o gusanos para aligerar el proceso.

"Es increíble el ingenio de las personas, pero lamentablemente lo usan para el mal y no para algo constructivo", dijo a la prensa por su parte el viceministro de Seguridad, Walter Navarro.