El gobierno de Corea del Sur cancelará la liga de fútbol si más equipos se involucran en cualquier escándalo de arreglo de partidos.

El viceministro de deportes, Park Sun-kyoo, emitió la advertencia el jueves en una reunión con dirigentes de fútbol, dijo su ministerio en una declaración el viernes.

Park y las autoridades del fútbol convinieron cancelar la liga, que lleva ya 28 años, si más equipos se involucran en cualquier nuevo escándalo de ese tipo, dijo el ministerio.

Park también amenazó expulsar de la liga a un club cuyos jugadores reciban incentivos para influir sobre los resultados.

El mes pasado, la justicia surcoreana acusó a diez futbolistas de la liga en el escándalo. Un ex mediocampista, que supuestamente actuaba como intermediario, fue hallado muerto a fines de mayo, presumiblemente por suicidio.

Asimismo, la Asociación Coreana de Fútbol dijo el viernes en una declaración que decidió marginar permanentemente a los diez futbolistas acusados de todo tipo de cargo relacionado con el fútbol, incluso como técnicos o árbitros, en Corea del Sur.

Las autoridades de la liga ya habían impuesto una prohibición de por vida a los jugadores, ocho de ellos del Daejeon Citizen.

El futbolista más conocido implicado en el escándalo es Choi Sung-kuk, delantero de Suwon Samsung Bluewings, que ha jugado 26 partidos internacionales.

La justicia militar también dispuso el arresto de Kim Dong-hyun, del club militar Sanju Sangmu, quien jugó seis veces en la selección nacional.