Un teniente del Ejército colombiano fue condenado a 32 años y tres meses de prisión por los homicidios de dos hermanos, presentados como guerrilleros muertos en combate, en un caso más de los llamados "falsos positivos", informaron hoy fuentes judiciales.

La condena afecta al teniente Luis Alfonso Tangarife Narváez, procesado por los homicidios de los hermanos Jaime de Jesús y Andrés Fernando Marín Guarín, cometidos en el municipio de Concepción, en el departamento de Antioquia (noroeste).

La pena fue impuesta por un juzgado del municipio de Rionegro, también en Antioquia, "luego de valorar las pruebas recopiladas por un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH (Derecho Internacional Humanitario), que logró demostrar la responsabilidad del oficial en el delito de homicidio en persona protegida", precisó la Fiscalía en un comunicado.

Según las fuentes, el doble asesinato fue cometido el 2 de diciembre de 2004 cuando una patrulla militar "condujo mediante engaños a las víctimas, reportadas luego como abatidas en combate con guerrilleros del frente 'Bernardo López Arroyave' del ELN (Ejército de Liberación Nacional)".

El oficial permanece recluido en una guarnición militar.

El jueves, un juzgado de la localidad de Frontino, también en el noroeste de Colombia, condenó a siete militares a 20 años de prisión cada uno por el asesinato de tres civiles a los que presentaron igualmente como guerrilleros abatidos en combate.

Los condenados fueron un teniente, dos cabos y cuatro soldados de un batallón adscrito a la Cuarta Brigada del Ejército, con sede en Medellín, capital de Antioquia, señaló la Fiscalía.

En Colombia hay en investigación actualmente unos 2.000 casos de "falsos positivos", como se conocen esos crímenes cometidos presuntamente por militares, que presentan a civiles como guerrilleros abatidos, para lograr dádivas y permisos de sus superiores.