La secretaria estadounidense de Estado Hillary Rodham Clinton dijo el viernes que se sintió desalentada al enterarse que fuerzas de seguridad y asesinos a sueldo bajo las órdenes del gobierno sirio atacaron a manifestantes en la ciudad siria de Aleppo.

Durante una conferencia sobre democracia internacional en Lituania, Clinton dijo que con el incidente el régimen del presidente sirio Bashar Assad no envía un mensaje coherente.

Por un lado, Assad permitió una reunión de la oposición en Damasco durante la semana, pero por el otro envió al ejército a realizar operativos para presionar a los disidentes en el norte del país.

La secretaria de Estado agregó que una sola reunión no representa un compromiso serio hacia la democracia.

Clinton indicó que al gobierno de Assad se le acaba el tiempo y agregó que Siria debe avanzar hacia un proceso político serio o de lo contrario enfrentará una resistencia creciente al interior del país.