La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, exigió hoy la libertad de los presos políticos en Bielorrusia.

"Demandamos que Bielorrusia ponga en libertad a los presos políticos y comience reformas democráticas", dijo en rueda de prensa Clinton, quien llegó la víspera a la capital lituana para, entre otras actividades, participar en la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Comunidad de Democracias.

La jefa de la diplomacia estadounidense señaló que "es triste que la situación de los habitantes de Bielorrusia se diferencie tanto de la de su vecinos".

"Para nosotros, esto es un recordatorio de que la creación de una Europa libre aún no ha concluido", subrayó.

Después de las elecciones presidenciales bielorrusas de 2010, calificadas de fraudulentas por la oposición, más de 580 manifestantes fueron condenados a arresto administrativo y varios candidatos a la presidencia, a diversas penas de prisión efectiva.

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, ha amenazado con aniquilar la "quinta columna" que, en su opinión, representa la oposición democrática.

"No lograrán derrotar a nuestro país. Destruiremos cualquier columna, sea la quinta o la vigésimo quinta", dijo en abril pasado Lukashenko en el Parlamento, al presentar su informe anual sobre el estado de la nación.

Lukashenko, en el poder desde 1994 y reelegido en diciembre de 2010 en unos cuestionados comicios, asegura que Bielorrusia no necesita una revolución popular importada desde Occidente y niega ser "un tirano que quiera instaurar una dictadura en el centro de Europa".