El presidente Hugo Chávez manifestó el jueves que fue sometido a una segunda cirugía para extirparle un "tumor abscesado" con presencia de "células cancerígenas".

En un discurso dirigido al pueblo venezolano, Chávez dijo que, tras una primera intervención a la que fue sometido en La Habana el 11 de junio por un absceso pélvico, debió ser operado por segunda vez debido a que se le detectó el mencionado tumor, que no precisó donde lo tenía localizado.

Pasadas las 20:00 horas (2430 GMT), con voz pausada, el rostro pálido y una evidente pérdida de peso con respecto a sus últimas apariciones, Chávez leyó un discurso en cadena de radio y televisión para informar a los venezolanos sobre su situación médica y despejar los rumores surgidos en las últimas semanas sobre su estado de salud.

El mandatario, de 56 años, explicó desde La Habana que, luego de una serie de exámenes, se le detectó "un tumor abscesado con presencia de células cancerígenas, lo cual hizo necesaria la realización de una segunda operación que permitió la extracción total de dicho tumor".

Agregó que actualmente recibe "tratamiento complementario para combatir los diversos tipos de células encontradas y así continuar por el camino de mi plena recuperación".

"Desde este camino empinado por donde siento que voy saliendo ya de otro abismo, quería hablarles con el sol del amanecer que siento que ilumina. Creo que lo hemos logrado", dijo un melancólico Chávez al relatar que la noticia sobre su tumor le fue notificada por el ex gobernante cubano Fidel Castro, a quien considera su "padre" político.

Contrario a lo que es su estilo locuaz, Chávez se limitó hablar sólo por unos 15 minutos en los que aprovechó para reconocer que cometió un "error fundamental" de "descuidar la salud", y recordó los difíciles momentos que enfrentó cuando, siendo un teniente coronel del Ejército, debió hablar al país para reconocer el fracaso del golpe de Estado que encabezó el 2 de febrero de 1992 contra el gobierno del presidente para ese entonces, Carlos Andrés Pérez. También habló de la intentona golpista que sufrió en el 11 de abril del 2002 que lo sacó del gobierno por dos días.

El mandatario sudamericano no precisó la fecha exacta de su retorno a Venezuela ni ofreció mayores detalles sobre su tratamiento médico.

"No quería, ni quiero, para nada que me acompañen por senderos que se hundan hacia abismo alguno. Les invitó a que sigamos juntos escalando nuevas cumbres", dijo Chávez al dirigirse a los venezolanos y agradecer los cientos de mensajes de apoyo que ha recibido de sus seguidores y algunos mandatarios.

"Hasta la victoria siempre. Nosotros venceremos. Por ahora y para siempre viviremos y venceremos", agregó.

Poco después del discurso de Chávez, el vicepresidente Elías Jaua habló al país desde el palacio presidencial para pedir apoyo a los venezolanos en la "batalla emprendida por el presidente para su recuperación" y solicitó respeto a la oposición ante la situación que enfrenta el mandatario.

"No hay tiempo para la tristeza, sino para el coraje y para el trabajo... unidad es lo que se requiere en estos momentos", dijo Jaua, acompañado de algunos de los ministros, al asegurar que, a pesar de su enfermedad, Chávez sigue ejerciendo plenamente sus funciones.

El presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Fernando Soto Rojas, también se dirigió al país para expresarle su apoyo a Chávez.

"Nuestros diputados y diputadas desde sus trincheras de lucha, en cada uno de los estados, se encuentran acompañados de nuestro pueblo manifestando su solidaridad combativa y consecuente con nuestro líder", dijo Soto Rojas a la televisora estatal.

Chávez arribó a Cuba el 8 de junio, tras una breve gira por Brasil y Ecuador. Tres días después fue operado de emergencia por absceso pélvico para evitar una infección generalizada en el cuerpo. Médicos consultados por The Associated Press describieron el absceso pélvico como una dolencia caracterizada por una concentración de pus en la parte más baja del abdomen, que en el caso de los hombres suele originarse por una diverticulitis que se rompe, problemas rectales, cáncer de recto, fístulas rectales o afecciones de la próstata.

La larga convalecencia del gobernante en la isla caribeña desató una ola de rumores que se han acrecentado en los últimos días.

Las televisoras de Venezuela y Cuba difundieron entre el martes y el miércoles un video de cerca de 10 minutos donde aparecían Chávez y Castro conversando en un lugar no definido de La Habana. El gobierno utilizó el video para hacerle frente a los rumores sobre una supuesta complicación de la salud de mandatario suramericano.

Pero la decisión de suspender la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), pautada para la próxima semana en la Isla de Margarita, por los problemas de salud de Chávez, suscitó nuevas preocupaciones.

Autoridades de la Iglesia católica venezolana y el bloque de opositores manifestaron el jueves preocupación por la salud de Chávez y solicitaron al gobierno una información precisa sobre la enfermedad que aqueja al gobernante.

"Lo que uno puede llamar una información creíble y confiable no es video donde aparece conversando el presidente con Fidel Castro y mucho menos una foto", dijo el jueves Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo del bloque opositor denominado "Mesa de la Unidad Democrática".

Aveledo se quejó en un comunicado de la "falta de transparencia" del Ejecutivo en el caso y denunció la existencia de "inconsistencias comunicacionales de los distintos voceros del gobierno".

"Da la impresión de que esto se estuviera manejando con los hábitos informativos del gobierno cubano. Como esa es una sociedad cerrada, una cosa como ésta pasa y la gente está acostumbrada a no saber lo que está ocurriendo", agregó el opositor.

"El presidente no es Supermán, es un hombre humano, es un hombre que se puede enfermar. ¿Y cuál es el problema que se puede enfermar? Tendríamos que saber qué es lo que tiene", declaró al canal Globovisión el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), el obispo Roberto Lückert, al objetar el silencio oficial.

"Ante cualquier necesidad o falla de salud pues todos debemos orar los unos por los otros. El problema es que aquí ha sido como a cuentagota. Primero estaba bien (Chávez). Después estaba regular. Después como que sí está malo y ahora cómo que sí tenemos que orar", dijo otro directivo de la CEV, el obispo Baltazar Porras.

El presidente de la encuestadora local Datanálisis, Luis Vicente León, afirmó el jueves que luego de la solidaridad que surgirá alrededor de Chávez por su enfermedad podría generarse una situación de "incertidumbre" que afectaría la popularidad del mandatario que ronda actualmente el 50%.

León dijo a través de su cuenta de la red social de Twitter, que independiente del impacto que tenga el discurso, "los riesgos políticos para Chávez se amplifican notablemente".

Agregó que el reto del oficialismo es impedir que sus seguidores sientan amenazada la revolución de cara a las elecciones presidenciales del próximo año en las que Chávez aspira a una tercera reelección.

Tras ganar las elecciones presidenciales de 1998, Chávez fue reelecto en 2000 luego de unos comicios generales que se hicieron en el país tras la aprobación de una nueva Constitución. En diciembre de 2006, el líder izquierdista logró una segunda reelección que le permitió extender su mandato hasta febrero de 2013.

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino