La deforestación en la Amazonia brasileña cayó fuertemente en mayo, luego de que el gobierno instaló un gabinete de crisis para hacerle frente a un aumento en la destrucción del bosque húmedo en los primeros meses del año, informó el viernes el gobierno.

Datos satelitales del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) revelaron que la tala en la Amazonia se redujo 44% comparado con el mes anterior.

En mayo fueron talados 267,9 kilómetros cuadrados de bosque húmedo desde los 477,2 kilómetros cuadrados del mes anterior, una cifra que había provocado alarma entre las autoridades ambientales.

La ministra del Medio Ambiente, Izabella Teixeira, formó en marzo un gabinete de crisis para contener el auge en la deforestación del bosque con un equipo formado por fiscales ambientales, cuerpos policiales y el ejército, que se dedicaron a controlar la tala y el transporte de madera por las carreteras.

"La disminución (en la deforestación) es explicada por el Ministerio del Medio Ambiente como consecuencia de las duras medidas adoptadas en los meses de marzo y abril por el gabinete de crisis", señaló la dependencia en un comunicado.

Agregó que entre enero y junio fueron embargados 500 kilómetros cuadrados de tierra donde se produjo tala ilegal y más de 30 camiones cargados con troncos.

Pese a la reducción de la tala en mayo, el área talada fue superior al mismo mes de 2010 y 2009. En mayo del año pasado la deforestación en la Amazonia fue de 109,6 kilómetros cuadrados.

En 2010, Brasil redujo la destrucción del bosque húmedo que cubre el norte del país al nivel más bajo de la historia, con 6.451 hectáreas taladas.