El ministro de Comunicaciones de Brasil, Paulo Bernardo, anunció hoy que el plan de masificación de internet de banda ancha estará disponible dentro de noventa días, después de un acuerdo entre el Gobierno y las empresas operadoras de telecomunicaciones.

A finales de septiembre, las operadoras comenzarán a ofrecer el servicio de internet de un megabyte a un precio mensual de 35 reales (unos 22,4 dólares), comentó Bernardo en una rueda de prensa, después de firmar un acuerdo con las empresas de telecomunicaciones.

El precio, de acuerdo con el ministro, será el mismo tanto para las conexiones fijas o a través de las líneas móviles.

El servicio de "internet rápido" para las clases populares forma parte del Plan Nacional de Banda Ancha (PNBL, por su sigla en portugués), propuesto en el programa de Gobierno presentado por la presidenta, Dilma Rousseff, cuando se postuló para disputar las elecciones de octubre pasado.

El acuerdo fue firmado entre el Gobierno y las operadoras Oi, Telefónica, Sercomtel y CTBC.

Las operadoras deberán someterse a los parámetros de calidad definidos por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), la reguladora estatal que someterá el informe técnico a una votación que se realizará el próximo 28 de julio y después lo pondrá en consulta pública.

En la propuesta inicial de calidad, Rousseff pretende que las operadoras garanticen el 40 por ciento de la velocidad contratada y el 70 por ciento hasta 2014, pero las empresas se pronunciaron que el nivel de exigencia está por encima de los estándares internacionales.

En la actualidad, las operadoras apenas garantizan el 10 por ciento de la velocidad que es contratada por el usuario.

El presidente de Telefónica Brasil, Antonio Carlos Valente, indicó que en la fase inicial del plan, 230 de los 622 municipios del estado de Sao Paulo atendidos por la compañía tendrán el servicio hasta el final de este año.

Ese conjunto de 230 municipios representa el 89 por ciento de la población atendida en Sao Paulo, apuntó Valente, quien sin precisar cifras indicó que con la ejecución del plan la compañía deberá ajustar sus inversiones para este y el próximo año.

El plan, según Bernardo, no tendrá recursos públicos, pero la estatal Eletrobras podrá asociarse al mismo para disponer su red de cableado eléctrico a las operadoras privadas.