Autoridades venezolanas cambiaron parte de la celebración del bicentenario de la independencia para el 8 de julio, tres días después de su fecha tradicional, y ampliar el feriado por la celebración, pese a críticas sobre la falta de fundamentos históricos para el cambio de fecha y el rechazo de los empresarios.

La Asamblea Nacional sesionará el 8 de julio en el acto más solemne con que se conmemora la efemérides; el 5 de julio, la fecha tradicional, se realizará un desfile.

Es una incognita si el presidente Hugo Chávez, convaleciente de una cirugía en la que le extirparon un tumor canceroso, asistirá a alguno de los eventos.

El país se había preparado por más de un año para la conmemoración. Convocó la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y embelleció algunos sitios céntricos de la capital, pero el padecimiento de Chávez, anunciado el jueves tras varios días de convalecencia en La Habana, trastocó los planes. La semana pasada anunciaron la postergación de la cumbre.

"Este año la Asamblea Nacional decidió realizar la sesión solemne el día 8 de julio", dijo el viernes el vicepresidente Elías Jaua al explicar que el presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, le informó el cambio de fecha "tomando en consideración que la firma del acta de independencia comenzó el 8 de julio".

El historiador German Carrera Damas, miembro de la Academia Nacional de la Historia, dijo que el cambio de fecha no tiene fundamento histórico.

"El acta es un documento que se elaboró y se firmó el 5 (de julio), posiblemente se elaboró uno o dos días antes porque es bastante extensa y trata una serie de temas. Pero se firmó el 5", dijo Carrera a la AP.

"¿Será que ellos esperan algún visitante desde La Habana?", cuestionó, insinuando que quizás la fecha se modificó para acomodarla al posible regreso del mandatario.

Chávez, quien había estado alejado de las cámaras durante un mes por una lesión en una rodilla, reveló que se le extrajo en Cuba un tumor canceroso, sin dar detalles de los órganos afectados.

El jueves afirmó que está recibiendo "tratamiento complementario para combatir los diversos tipos de células encontradas".

El mandatario, de 56 años, había viajado a Brasil y Ecuador antes de llegar a La Habana el 8 de junio, donde sufrió una primera operación por un absceso pélvico y luego una segunda por el tumor.

Hasta ahora no hay claridad sobre su fecha de retorno al país.

El vicepresidente aseguró que el mandatario insistió en que no se suspendieran las celebraciones planeadas que incluyen desfiles y actividades culturales. Incluso dijo que le instruyó para decretar un feriado adicional el 4 de julio, además del previsto para el día 5.

La principal cúpula empresarial del país Fedecámaras protestó el nuevo e imprevisto feriado que consideró dañino para la economía y poco claro respecto a los sectores que incluye.

"Afectan el normal desempeño de las empresas", dijo el presidente de Fedecámaras, Noel Alvarez, citado en un comunicado.

Los empleados del país convocados a trabajar un día feriado cobran el doble de la jornada laboral.

El país comenzó a recuperarse en el primer trimestre del 2011 de dos años de recesión económica al tiempo que se cierne sobre él una crisis eléctrica que obliga a racionar el servicio.

Jaua afirmó que se busca que los empleados se unan a las celebraciones en plazas y avenidas "para conmemorar el nacimiento de la patria soberana".