Perú entrenó el viernes por primera vez en Mendoza bajo la sombra de las lesiones de sus principales jugadores y a la espera de ver si uno de ellos, el volante Juan Vargas, llegará para el debut en la Copa América contra Uruguay.

"Una hora antes del partido", dijo a la prensa el entrenador uruguayo Sergio Markarián, al ser cuestionado sobre cuándo divulgará la alineación para el partido del lunes. "O si no, les miento. ¿Cuál prefieren?".

Markarián ha enfrentado varios dolores de cabeza en la conformación del plantel. Debió descartar para el certamen a los arietes Jefferson Farfán y Claudio Pizarro y espera la recuperación de sus otras dos figuras principales, el delantero Paolo Guerrero y Vargas.

Otros tres posibles titulares — Carlos Zambrano, Luis Ramírez y Jesús Rabanal — también se quedaron en Perú por problemas físicos.

"Si fuera mañana, no juega", dijo el estratega sobre Vargas.

El volante de la Fiorentina, que sufrió hace diez días un desgarro en un muslo, hizo ejercicios limitados el viernes en la cancha del club Godoy Cruz para no arriesgarse a agravar la lesión.

"Yo quiero estar el lunes o, si no, poder estar acompañando a los compañeros desde el vamos, desde la banca o desde la tribuna", dijo Vargas. "Igual me voy a acomodar a todo".

Vargas dijo que no sintió dolor al entrenar, pero aclaró que no está al 100% de su resistencia física.

"Me falta un poco de aire y eso lo voy a ir tomando día a día", explicó. "Uno agarra el ritmo jugando, así que esperemos estar ahí el lunes".

En el debut en San Juan, a Perú le tocará enfrentar al favorito del Grupo C y un candidato a disputar el título. Uruguay llegaba la tarde del viernes a Mendoza tras una última sesión de entrenamiento en Montevideo.

Pese a las bajas en la delantera, Guerrero, el sobreviviente del tridente original que planeaba Markarián, negó que se considere el único responsable de meter goles.

"Creo que todos somos responsables de atacar, si bien es cierto que voy a jugar de nueve, ya que Claudio y Jefferson no están", dijo.

Las lesiones de Pizarro y Farfán, reconoció, cambiaron los planes del técnico. "Supuestamente habíamos trabajado que yo iba a jugar por fuera, Claudio de nueve y Jefferson por derecha, pero es una nueva oportunidad", dijo.

Perú viene de sufrir una sola derrota en los diez amistosos que jugó bajo el mando de Markarián, pero todavía busca recuperarse de una pésima eliminatoria mundialista para poder encarar la próxima con esperanzas.

"Somos últimos en América", dijo Markarián. "Arrancamos en el lugar 85 en las listas de FIFA y queremos crecer".

La mala racha de lesiones no minó el ánimo de los jugadores, dijo Markarián.

"El camarín está muy bien, los jugadores están muy bien, no necesitan que les levanten nada. Están todos fuertecitos, grandes. Tienen unas ganas bárbaras", dijo Markarián.

"No hay duda de que perdimos poder, una jerarquía terrible", agregó. "Casi casi estamos en las mismas condiciones como jugamos los amistosos, siempre sin poder armar el equipo. Pero si (en los amistosos) nos ha ido bien, ésta es una prueba porque vamos a jugar con los 'top'''.

___

Diego Graglia está en Twitter en @TheDailyDG.