A Rafael Nadal le molesta el pie izquierdo, y esa molestia le está dando esperanzas a los fanáticos del tenis en Gran Bretaña de que Andy Murray pueda finalmente acabar con la sequía de trofeos para el país en Wimbledon.

Nadal y Murray se enfrentan en semifinales el viernes.

"No me preocupa mi pie", dijo Nadal, que venció a Murray en semifinales en el All England Club el año pasado y en la misma etapa en el Abierto de Francia hace unas semanas. "Con la anestesia no siento nada. No siento dolor".

Nadal ha ganado el título de Wimbledon las dos últimas veces que ha jugado, en el 2008 y el año pasado, y tiene un récord de 31-2 aquí desde el torneo del 2006.

"En estos momentos tengo que hacer todo lo necesario para ganar. Tengo que disfrutar, jugar agresivamente", dijo Nadal, que ha ganado 19 partidos consecutivos en el certamen en césped.

En el otro duelo de semifinales, Novak Djokovic se enfrentará con Jo-Wilfried Tsonga, que eliminó el miércoles al seis veces campeón Roger Federer, remontando una desventaja de dos sets.

Pero sin Federer y su búsqueda de un séptimo cetro en Wimbledon, gran parte de la atención recaerá ahora en Murray.

El escocés de 24 años trata de convertirse en el primer británico en ganar Wimbledon desde que Fred Perry lo hizo en 1936, y apenas el segundo en el All England Club en más de 100 años.

Ningún británico ha llegado a la final desde Bunny Austin en 1938.

Murray tiene un récord de 4-11 contra Nadal, incluyendo 0-2 en Wimbledon.

"Tengo que tener una mejor estrategia de juego", dijo Murray, que ha llegado a finales en tres torneos de Grand Slam, pero las ha perdido todas. "A veces se trata de la estrategia. A veces de tener más experiencia".

Aunque superar a Nadal en un torneo de Gran Slam se sentiría como ganar un título, Murray aún tendría que ganar otro encuentro el domingo.

Quienquiera que esté al otro lado de la red va a estar buscando el cetro, y Djokovic es el favorito.

El serbio abrió 2011 con 41 triunfos en fila, incluyendo el título en el Abierto de Australia, donde se impuso en la final a Murray. Su invicto concluyó en semifinales en el Abierto de Francia, donde perdió con Federer, pero no ha perdido un match desde entonces.

"El césped no es mi superficie favorita, pero sé jugar bien en ella", dijo Djokovic, que necesitó cuatro sets para imponerse al australiano Bernard Tomic, de 18 años, en cuartos de final.

Djokovic tendrá además la confianza de haber vencido a Tsonga en la final del Abierto de Australia en el 2008.