Tropas gubernamentales sirias ampliaron su control el jueves en una provincia montañosa cerca de la frontera con Turquía, al tiempo que la cifra de muertos por dos días de asedio militar aumentó a 19, de acuerdo con activistas y un testigo.

La acción de las tropas parecía dirigida a impedir que más residentes del área escapen hacia Turquía, donde más de 10.000 se han albergado ya en campamentos de refugiados, dicen activistas. Los refugiados han sido causa de gran vergüenza para Siria, uno de los regímenes más herméticos en el Medio Oriente.

"Ellos temen que haya simpatías por la gente que está huyendo, y les asusta que eso cause un aumento de las presiones internacionales contra el régimen", dijo Mustafá Osso, un prominente activista por los derechos humanos que reside en Siria.

Solamente cinco sirios consiguieron cruzar la frontera hacia Turquía el jueves, la cifra más baja en días, dijeron funcionarios turcos. En la última semana, más de 10.000 sirios cruzaron para escapar de la violenta represión del ejército contra manifestantes.

Activistas sirios afirman que más de 1.400 personas han muerto a causa de la represión lanzada por el presidente Bashar al-Assad contra protestas populares que comenzaron hace tres meses.

El régimen disputa esa cifra y dice que la sublevación es obra de "matones armados" y conspiradores extranjeros.

En las operaciones del jueves, soldados sirios estaban consolidando su control de la provincia montañosa de Jabal al-Zawiya luego de dos días de una intensa lluvia de proyectiles en el área, especialmente en la aldea de Ramé, dijo Osso. Esa versión fue repetida por el activista Omar Ubidi, quien se encuentra en Líbano, y por un testigo que habló a condición de preservar el anonimato por temor a sufrir represalias.

Dijeron que la mayoría de las muertes ocurrieron el miércoles y el jueves por la mañana. Idibi indicó que la cifra de muertos muy probablemente aumentará a medida que se revisen los escombros de las casas destruidas.

Idibi dijo que parte los combates fueron iniciados por tropas sirias que intentaban capturar a soldados desertores. Algunos soldados se rebelaron en la aldea de Ramé, mientras que otros desertaron durante combates previamente este mes en la ciudad vecina Jisr al-Shagjur.

Idibi y el testigo dijeron que, en un patrón que se repite en toda el área, una andanada de tanques irrumpe en aldeas bajo intenso fuego de artillería. Algunos soldados apoyados por tanques se quedan en las aldeas para verificar tarjetas de identificación y patrullar la zona, mientras que el resto avanza a la siguiente área residencial.

"Están aterrorizando a la gente", dijo el testigo.

___

Diaa Hadid está en twitter como twitter.com/diaahadid