El primer ministro portugués, el conservador Pedro Passos Coelho, anunció hoy el adelanto al tercer trimestre de este año de la privatización de las compañías estatales Energías de Portugal (EDP) y Redes Energéticas Nacionales (REN).

Durante el debate parlamentario de su programa de Gobierno, que incluye drásticas medidas de ahorro para reducir el déficit luso, Passos Coelho confirmó el anticipo del proceso de privatización de ambas compañías, que estaba previsto a partir de finales de este año.

EDP, que controla en España a la HC Energía, es el antiguo monopolio luso de la electricidad y está participada por el Estado portugués en un 25 por ciento.

La empresa, una de las más valiosas en Portugal, obtuvo en 2010 uno de los mejores resultados líquidos de su historia con 1.079 millones de euros de beneficio neto, un 5,4 % más en relación al ejercicio anterior.

REN, responsable de la red de transporte y distribución eléctrica del país, está controlada directa e indirectamente en un 51,1 % por el Estado luso y ganó 110,3 millones de euros en 2010, un 17,7 % menos que en el ejercicio de 2009.

La firma está también participada por su similar Red Eléctrica Española en un 5 %, el mismo porcentaje que posee Energías de Portugal (EDP).

Con la venta de las participaciones de ambas empresas, el Ejecutivo de coalición conservadora de Passos Coelho espera aumentar sus ingresos para reducir el déficit público hasta el 5,9 % del PIB a finales de 2011 y cumplir así el compromiso incluido en el rescate financiero internacional firmado por Portugal en mayo.

Aparte de EDP y REN, el Gobierno luso también prevé vender el 8 % que posee en la petrolera Galp y el 100 % de la aerolínea TAP, dos de las mayores empresas portuguesas, según el texto de su programa divulgado el lunes.

En el primer debate como jefe del Ejecutivo, Passos Coelho anunció además la aplicación este año de un impuesto especial para equilibrar las finanzas lusas que supondrá un descuento del 50 % en la paga extra de Navidad de todos los trabajadores.