La policía antidrogas de Bolivia realizaba el jueves redadas en el oriente del país para desbaratar una poderosa red de narcotraficantes encabezada por un ex paramilitar colombiano.

"Los operativos continúan para desbaratar la red de narcotráfico que se estaba instalando en nuestro país", dijo el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti.

La captura de los colombianos Carlos Noel y Héctor Fabio Buitrago fue el más duro golpe a las mafias de la droga en momentos en que el gobierno de Evo Morales busca mostrar resultados para confrontar las críticas internas respecto a un incremento de la coca y el narcotráfico. Pero también abrió interrogantes sobre la presencia de carteles de la droga en Bolivia, algo que las autoridades han negado repetidamente.

Informes de las policías de Bolivia y Colombia confirman que los hermanos Buitrago eran la punta de lanza de su primo Héctor Germán Buitrago, alias "Martín Llanos", prominente miembro de la banda de extrema derecha Autodefensas Campesinas del Casanare quien trasladó su imperio criminal a este país después de la desmovilización de los paramilitares en Colombia en 2005.

Los hermanos Buitrago ingresaron a Bolivia hace casi dos años con pasaporte falso y se hacían pasar por prósperos ganaderos en el sur de Santa Cruz pero habían montado factorías de cocaína cerca de la frontera con Brasil y exportaban a ese país hasta 400 kilos de la droga cada dos meses, según explicó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Gonzalo Quezada.

Carlos Noel Buitrago, alias "Porre Macho", fue deportado el miércoles a Colombia donde tiene causas pendientes, mientras su hermano ingresó ese mismo día al penal de Palmasola en las afueras de Santa Cruz, 410 kilómetros al este de La Paz, donde será juzgado por narcotráfico.

Las primeras pistas de Llanos en Bolivia datan de 2007, cuando se conoció una ruta de la cocaína que comenzaba en este país y terminaba en Europa. El imperio se fortaleció con la llegada de sus primos Buitrago quienes recalaron en Santa Cruz tras salir de cárceles colombianas en 2009, según publicó el diario El Tiempo de Bogotá.

La banda tenía nexos con narcos de Argentina y Paraguay y sacaba la droga hacia Brasil. Otra parte era exportada vía marítima hacia contactos en Africa Occidental y desde allí a Europa.

Los Buitrago son los mayores capos de la droga capturados en Bolivia. El año pasado fueron detenidos en el país 122 colombianos operando modernas factorías de cocaína en las selvas de Santa Cruz cerca de Brasil. Entre enero y junio de este año, la fuerza antidrogas detuvo a 31 colombianos, 39 peruanos y 19 brasileños.

Informes de la prensa brasileña señalan que capos de la droga buscados en su país se refugian en Bolivia. Las autoridades aseguran que el narcotráfico está en manos de "clanes familiares" que tienen nexos con narcos extranjeros.