El mando militar estadounidense en Irak informó hoy de que tres de sus soldados fueron asesinados ayer en el sur del país, sin identificar a las víctimas ni dar detalles de lo sucedido.

Los nombres de los fallecidos y los detalles del incidente se mantienen en reserva en espera de notificar los hechos a los familiares de las víctimas y del permiso del Departamento de Defensa, señala un breve comunicado de las Fuerzas Armadas de EEUU en Irak.

Estos tres soldados no son las primeras bajas estadounidenses de esta semana. El pasado 26 de junio, un uniformado de EEUU murió en el sur de Irak en un incidente fuera de combate.

Estos sucesos coinciden con un repunte de la violencia en el país árabe, donde en el mes de junio han sido perpetrados varios atentados que han causado un elevado número de víctimas.

Mientras que el pasado 23 de junio murieron al menos 21 personas al estallar tres artefactos explosivos en los alrededores de un mercado popular en el suroeste de Bagdad, dos días antes los fallecidos fueron 25 al explotar dos coches bomba al sur de la capital.

Este aumento de la violencia se produce poco antes de la retirada total de las tropas estadounidense, prevista para finales de este año, según el acuerdo de seguridad firmado entre Washington y Bagdad en diciembre de 2008.