Los docentes de las escuelas públicas de Nicaragua demandaron hoy al Gobierno del presidente del país, Daniel Ortega, un aumento salarial que les permita cubrir "al menos el 60 por ciento" del costo de la canasta básica alimentaria, actualmente de 400 dólares.

En el marco de la celebración del Día Nacional del Maestro, líderes de la Unidad Sindical Magisterial (USM), que aglutina a 13 sindicatos opositores de maestros, expresaron su disconformidad con el sueldo promedio mensual que devengan, de 187 dólares, el más bajo de Centroamérica.

"Con ese salario un maestro en Nicaragua tiene acceso al 30 por ciento de la canasta básica", integrada por 53 productos, indicó a periodistas José Siero, dirigente de la USM.

Siero criticó al Ejecutivo por aprobar un aumento salarial del 4 por ciento para este año, cuando la inflación en 2010 cerró en 9,23 por ciento, la más alta de la región centroamericana.

"Los maestros no tenemos nada que celebrar, ya que llevamos cuatro años de lucha sin que este Gobierno nos dé los beneficios que hemos demandado para mejorar la calidad de la educación", dijo, por su lado, Edna Fuertes, otra dirigente de la USM.

No obstante, el secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden), el diputado sandinista José Antonio Zepeda, destacó que desde que Ortega asumió el poder en enero de 2007 se ha incrementado el salario de los maestros en un 100 por ciento.

"Lo que sucede es que la base (salarial) que nos dejó el sistema neoliberal era bastante baja" y "aunque se hagan estos esfuerzos de incremento salarial, obviamente todavía no llena las expectativas que el Magisterio tiene", señaló el líder de Anden, que aglutina a sindicatos sandinistas.

Admitió, sin embargo, que tampoco los docentes aglutinados en ese sindicato se encuentran satisfechos con el salario que devengan, el cual, reconoció, es el más bajo en Centroamérica.

"Estamos conscientes que todavía no alcanzamos lo ideal, pero hemos avanzado", añadió.

En tanto, la ministra nicaragüense de Educación, Miriam Raudez, declaró a la estatal Radio Nicaragua que en el Día del Maestro han encontrado a un "magisterio esperanzado".

"Esperanzado en que vamos a continuar trabajando para fortalecer, por un lado, su capacidad adquisitiva y, por otro lado, todo lo que tiene que ver con su profesionalización y dignificación", apuntó.

En Nicaragua existen 40.000 docentes de la educación pública, según cifras oficiales.