Los usuarios argentinos de redes sociales en Internet se congratularon hoy de haber logrado con sus protestas que el Senado aplazara el debate para aplicar el "canon digital", un impuesto a dispositivos de almacenamiento de datos, música y vídeo como compensación al derecho de autor.

Los mensajes de satisfacción se multiplicaron en redes tales como Facebook y Twitter, además de blogs con el lema "no al canon" luego de que el impulsor del proyecto, el senador oficialista Miguel Ángel Pichetto, le pusiera freno al atender la "multiplicidad de voces contrarias".

Pichetto, jefe del grupo de senadores del peronista Frente para la Victoria de la presidenta argentina, Cristina Fernández, aseguró que este polémico asunto fue el motivo por el que la web del Senado quedó fuera de servicio a causa de ataques de piratas informáticos.

La iniciativa, que apoyan las principales fuerzas políticas del país, fue regresada el miércoles a las comisiones del Senado luego de los clamores que "se plasmaron recientemente en el ciberespacio", apuntó el legislador en su cuenta de Twitter.

"Muy bien por la escucha activa de nuestros legisladores y funcionarios", le contestó un usuario de esa red social, mientras que otros insistieron que el rechazo se basa en que la aplicación del impuesto "agrandará la brecha digital" entre ricos y pobres.

"Quien afirme que #noalcanon es mera consigna clasemediera desconoce los consumos populares: los + jodidos x impuesto a tecnos son los + pobres", subraya uno de los mensajes.

La llamada ley de "canon digital" obliga a los fabricantes de dispositivos de almacenamiento a pagar impuestos que llegan al 75 por ciento en el caso de los CD y DVD, y del uno por ciento en el caso de los teléfonos móviles.

Aduce que los soportes digitales permiten la "copia privada" de obras, por lo que corresponde recaudar un tributo como "compensación por derecho de autor" a músicos, autores, directores, intérpretes y actores.

Al igual que las empresas, los usuarios sostienen que este tributo encarecería los precios de ordenadores, CD, DVD y otras plataformas de almacenamiento.

Los senadores se proponían debatir esta normativa el miércoles, pero no se reunieron las ocho firmas necesarias para ello, con lo cual decidieron "seguir discutiendo" el asunto en comisiones con vistas a ponerlo a consideración de una sesión parlamentaria prevista para el 13 de julio próximo.

Pichetto sostuvo que la polémica que rodea a esta normativa "no justifica semejante ataque a la red del Senado" por parte de piratas informáticos a quienes acusó de haber cometido un acto "muy grave" contra las instituciones.

El Senado argentino retomó el debate de esta polémica normativa luego de que fuese discutida y archivada por comisiones de la Cámara de Diputados en 2008, un año después de la entrada en vigor en España de un tributo a las plataformas de almacenamiento de datos.