La inflación en los 17 países que utilizan el euro permaneció en junio por arriba de la meta del Banco Central Europeo (BCE), pero fue menor de lo que esperaban los mercados, mostraron el jueves cifras oficiales.

En su primer cálculo, Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea esperaba que los precios al consumidor subieran a una tasa del 2,7% anual hasta junio. Esa cifra permaneció sin cambios respecto de la tasa de mayo pero fue menor al consenso de los mercados de que subiría al 2,8%.

Debido a que la inflación supera la meta del BCE de mantener la inflación por debajo del 2%, se espera que la próxima semana aumentará nuevamente las tasas de interés a pesar de las tensiones generadas por la crisis de deuda de Grecia.

La mayoría de los economistas opinan que el banco central subirá su tasa de referencia en otro cuarto de punto porcentual para dejarla en 1,5%.