El mexicano Juan Manuel Márquez se dijo listo para aniquilar al colombiano Likar Ramos el 16 de julio próximo en Cancún, Quintana Roo, combate con el cual terminará un ayuno de 17 años de no pelear en Mexico.

El pugilista, quien peleará en la división de peso ligero, señaló que el choque contra Ramos será complicado porque arriba del ring "ningún rival es pequeño y espero ganar para pensar en el siguiente combate que al igual que este será importante".

Márquez añadió que el boxeo nacional ha tenido buenos representantes como el caso de Daniel Zaragoza, quien ahora es entrenador de su hermano Rafael Márquez, quien tambien estará en la gala boxística de Cancún.

"Likar es un peleador fuerte, no en balde fue campeón mundial, estamos preparándonos de la mejor manera para llegar bien al combate, es una pelea que quiero ganar porque muchos me han preguntado que si este es importante más que la del 12 de noviembre contra (Manny) Pacquiao", expuso.

Juan Manuel Márquez, tres veces campeón del mundo, se reunió con los medios de comunicación en esta capital para dar a conocer esta función, donde tambien se presentará su hermano Rafael, quien está ansioso de regresar al cuadrilátero para demostrar su jerarquía.

En relación a la pelea del 12 de noviembre próximo ante el filipino Manny Pacquiao, el mexicano aseguró que irá por el triunfo y espera que ahora el jueceo no sea controvertido y que quede demostrado que está en condiciones de superar al llamado "Pac-Man".

Agregó que peleas como la del 16 de julio contra el colombiano le dará fogueo para llegar al cien por ciento ante el filipino.

"Para llegar a la pelea del 12 de noviembre, primero debo vencer el primer obstáculo ante Ramos, no puedo pensar antes en una pelea cuando no he terminado una. Con Pacquiao será una pelea muy buena pero tambien complicada porque va a ser en diferente peso y quiero estar encanchado para salir victorioso", señaló.