Illinois está a punto de convertirse en el único estado que prohiba a las personas portar armas de forma oculta, una situación que los defensores del uso de armas personales planean combatir.

Wisconsin era el otro estado que contemplaba iniciativas similares, pero sus legisladores aprobaron una ley de portación de armas de forma oculta y el gobernador planea promulgarla.

Illinois es diferente por varias razones: ha tenido una dinastía de alcaldes poderosos de Chicago, tiene un gran movimiento a favor del control de armas y grandes impedimentos legislativos.

A pesar de esto la Asociación Nacional del Rifle cree que es sólo cuestión de tiempo para que se apruebe el uso de armas ocultas. Sus integrantes argumentan que las autoridades de Illinois no pueden decir que portar armas fuera de la vista es peligroso cuando todos los demás estados lo hacen. Si llega un nuevo alcalde en Chicago también podrían cambiar las cosas.

Los grupos en favor del control de armas se preparan para una batalla por la portación de armas ocultas para comienzos del próximo año, al igual que los legisladores se preparan para los votantes en las elecciones primarias.