El príncipe Guillermo y su esposa Catalina llegarán a Canadá el jueves en su primera visita oficial al extranjero desde su boda en abril, una acontecimiento que se espera atraiga a multitudes nunca antes vistas con la espera de ver a la pareja real.

Los duques de Cambridge celebrarán el Día de Canadá en Ottawa, inaugurarán la Estampida de Calgary — donde realizan carreras de carretas — e irán a practicar canotaje a los territorios del noroeste durante su viaje de nueve días antes de trasladarse a Los Angeles, California.

"Dada la juventud y dinamismo de esta pareja, ellos simplemente seguirán reafirmando el importante papel que la corona juega en este país", opina Kevin MacLeod, secretario para Canadá de la reina Isabel II y encargado de organizar la gira de los príncipes por el país.

Incluso el primer ministro canadiense Stephen Harper presentó una bandera que se utilizará durante la visita de Guillermo. Es la primera en ser creada para un miembro de la familia real desde 1962, cuando la reina adoptó una bandera personal para su propio uso en Canadá.

Luego, Guillermo y Catalina volarán a Los Angeles el 8 de julio y a la noche siguiente serán anfitriones en una cena de gala para presentar nuevos talentos británicos a ejecutivos de Hollywood.