Más de doscientas fotografías sobre el Nueva York de la década de los ochenta que fueron tomadas por el artista y disidente chino Ai Weiwei forman parte de una exposición abierta hoy al público hasta el 14 de agosto en el museo The Asia Society de esta ciudad.

Se trata de un total de 227 fotografías en blanco y negro tomadas por Ai Weiwei entre 1983 y 1993 y que "capturan el ambiente cultural e histórico de la ciudad en esos años desde una perspectiva única", indicó el museo mediante un comunicado de prensa, que destaca que es la primera vez que los trabajos fotográficos del artista se muestran fuera de su país.

"Es uno de los artistas conceptuales más influyentes y provocadores que hay en China actualmente, y en los últimos años se ha ido convirtiendo cada vez más en una figura icónica", dijo la directora de la institución, Melissa Chiu, en ese comunicado.

Las autoridades chinas dejaron en libertad bajo fianza a Ai Weiwei, de 54 años, la pasada semana después de que el 3 de abril fuera detenido sin mediar una orden oficial, pero no puede realizar declaraciones a la prensa tal como él mismo señaló a su salida de la prisión.

Antes de ser internacionalmente reconocido por su activismo, el artista chino vivió en un apartamento del barrio neoyorquino del East Village y en esos años se convirtió en uno de los intelectuales más prominentes de la comunidad de su país en esta ciudad.

En esos años "utilizó su cámara para documentar su vida y su trabajo, sus alrededores, y la atmósfera que entonces vivía. Las fotografías son un documento de otro Nueva York, el visto a través de sus ojos y que traza los inicios de su práctica de arte conceptual", indicó la experta.

Hace tres años el mismo Ai Weiwei señaló sobre ese trabajo que el Nueva York que conoció "ya no existe".

"Mirando hacia el pasado puedo ver que esas fotografías son hechos, pero no son necesariamente verdaderas. El presente supera al pasado y al futuro no le importará el hoy", señaló el artista sobre ese trabajo entonces.

Chiu dijo que esas fotos son "una crónica poderosa y dolorosa de la visión artística de Ai, así como de su emergente conciencia política durante sus años en Nueva York".

Las 227 instantáneas que se exponen en el museo neoyorquino fueron elegidas por el mismo autor de su archivo, que contiene más de 10.000 fotografías y forman también parte del catálogo de más de 300 páginas que esa institución ha publicado para acompañar la muestra.