El ministro de Economía, Fomento y Turismo de Chile, Juan Andrés Fontaine, visitó la Zona de Desarrollo Tecnológico de Zhongguancun, que concentra algunas de las principales empresas nacionales en el sector de la innovación, con el fin de conocer el apoyo de China a los emprendedores.

Fontaine comenzó la visita con una reunión con el subdirector general del comité administrativo del área tecnológica, Yang Jinhua, ante quien mostró su interés por saber qué tipo de apoyo concede la zona a las empresas que se asientan en ella y las condiciones legales para ello.

Luego, el ministro y su comitiva visitaron dos empresas chinas de la zona, Hanvon y LandOcean, para conocer los resultados prácticos del parque, nacido hace casi 25 años primero como una simple zona de venta de artículos tecnológicos pero que se ha convertido en meca de la innovación del país asiático, donde se le apoda como "el Silicon Valley chino".

"Es satisfactorio comprobar que ambos países, China y Chile, están caminando en la misma dirección de estimular el emprendimiento y la innovación", destacó a Efe el ministro, quien recordó que tanto su país como el asiático llevan a cabo activas políticas de captación de emprendedores, también en el extranjero.

"Uno de los motivos de mi visita es precisamente explorar cómo China y Chile pueden ampliar sus relaciones desde lo específicamente comercial hacia inversiones y tecnología", subrayó, destacando que el programa chileno de atracción de empresas tecnológicas podría ser del interés de algunas de las compañías de Zhongguancun.

En esta zona del noroeste de Pekín, explicó Fontaine, cerca de un centenar de estudiantes chinos, jóvenes empresarios, son enviados a terminar sus estudios en el extranjero, con becas y otro tipo de ayudas, para que luego regresen al parque y abran sus primeras firmas.

"En Chile estamos haciendo algo similar, a través de la incubadora de Corfo (Corporación de Fomento de la Producción)", subrayó el ministro.

El titular de Economía también tiene previsto visitar la Universidad de Tsinghua, la más prestigiosa de China en materia de ciencia y tecnología, y reunirse mañana, con el viceministro Wang Chao, responsable de América Latina y de Inversiones en el Ministerio de Comercio.

El objetivo del viaje, señaló Fontaine, es "ampliar nuestra relación bilateral, hoy día muy fuerte en materia de comercio exterior (...) y ahora nuestra intención es dar un paso más allá y hacer que esa relación sea también muy intensa y fructífera en materia de inversiones y tecnología".

"Uno de los instrumentos en esa línea es incorporar en el tratado de libre comercio (firmado por ambos países en 2005) un capítulo de inversiones", añadió.

Diversificar las exportaciones chilenas a China, ahora muy concentradas en el cobre, también es importante para desarrollar los lazos con un país de cuya expansión económica se ha beneficiado enormemente Chile, subrayó.

"China ha sido un motor para nuestro desarrollo, basado en una economía muy abierta que se beneficia de este tipo de crecimiento. El paso siguiente es recibir mas inversión, pues todavía la china en Chile es muy baja, en torno a los 80 millones de dólares", destacó el titular de Economía chileno.