Estados Unidos expresó su apoyo al Tribunal Supremo Electoral de Guatemala y manifestó preocupación por las presiones sobre sus magistrados, relacionadas a las intenciones del partido oficialista de presentar a la ex esposa del mandatario Alvaro Colom como candidata a las elecciones presidenciales del 11 de septiembre.

La subsecretaria adjunta de Estado Roberta Jacobson dijo el jueves durante una audiencia del subcomité para el hemisferio occidental del Senado que "es muy importante que las elecciones se lleven a cabo de una manera libre y transparente". Informó que trabaja con organismos dentro y fuera de Guatemala para garantizar la presencia de la mayor cantidad posible de observadores.

"Apoyamos categóricamente el trabajo del tribunal, y hemos dejado claro que estamos preocupados por algunas presiones y amenazas a las que el tribunal ha estado sometido", señaló Jacobson en referencia a las denuncias de magistrados del tribunal electoral sobre haber sido víctimas de amenazas de muerte. El miércoles se registró una alarma de bomba que terminó siendo falsa en una dependencia oficial llamada Registro de Ciudadanos.

Jacobson se pronunció sobre la nación centroamericana después de que el senador Marco Rubio, el principal republicano en el subcomité para el hemisferio occidental, le pidiera instrucciones tras haber recibido una carta emitida por el tribunal electoral guatemalteco el 24 de mayo, solicitando la presencia de observadores internacionales.

AP solicitó una reacción a la embajada guatemalteca sin recibir respuesta.

El Registro de Ciudadanos notificó la víspera a los partidos de la alianza oficialista el rechazo de inscribir como su candidata presidencial a la ex esposa del presidente Sandra Torres, quien tramitó su divorcio para eludir la restricción que la Constitución impone a los familiares del presidente a optar a cargos de elección popular.