Ecuador realizará un mayor control para dar visas de trabajo y para otorgar refugio humanitario a los extranjeros que ingresen al país, que en su mayoría provienen de la vecina Colombia, informó el jueves el vicecanciller Kintto Lucas.

Explicó que la medida fue considerada por las autoridades debido a que "en determinado momento se otorgó refugio sin hacer un estudio realmente valorado" de los peticionarios.

"Vamos a efectuar mayores controles, no solo en el tema de las visas de trabajo o en el tema de las visas en general, sino en el establecimiento del refugio, que en determinados momentos perdió su credibilidad o puede perder su credibilidad", dijo Lucas en declaraciones a la red de televisión Ecuavisa.

Expresó que tiene que "reforzarse mucho más el control de la revisión de los refugios, pero también tenemos que hacer una revisión de todos los ciudadanos ... para ir controlando mucho más, incluso antes de que (ellos) necesiten renovar el refugio".

Además de los 54.000 refugiados que están en Ecuador, de los cuales el 98% con colombianos, hay presentadas otras 26.000 solicitudes a la espera de la decisión de las autoridades.

Lucas dijo que para renovar el carnet que se otorga a los refugiados "no se hacía un nuevo control para ver si el refugiado seguía manteniendo las condiciones de refugiado o ya no era refugiado".

Aseveró que "una cosa es la apertura y la posibilidad de abrir solidariamente las fronteras a los ciudadanos que están siendo víctimas de un conflicto, y eso es más que rescatable ... el problema es que cuando se dieron refugios no se hizo el estudio calificado para ver si merecían ese refugio".

Añadió que "todo eso se está revisando y se está estableciendo un mayor control".

Adicionalmente, Ecuador aplica en forma unilateral el principio de "ciudadanía universal" que permite el libre ingreso de extranjeros hasta por 90 días sin otro trámite que la presentación del pasaporte.