El gobierno destituyó al embajador de Honduras en Taiwán, René Umaña, por extender visas y residencias de manera irregular a gran cantidad de chinos y coreanos.

"Se determinó que el embajador Umaña incurrió en faltas administrativas y no siguió en forma rigurosa los procedimientos diplomáticos establecidos", dijo el jueves a la AP el canciller Mario Canahuati.

Informó que la cancillería comprobó que Umaña otorgó con documentos falsos al menos 27 residencias a ciudadanos de Corea del Sur, donde estuvo asignado entre 2006 y 2009. De allí pasó a Taipei el año pasado.

"También el diplomático emitió, con procedimientos ilegales y sin la evaluación correspondiente, más de 500 visas a igual cantidad de chinos", añadió.

Canahuati dijo que el gobierno canceló ya todos los documentos otorgados por Umaña.

"Lo único que me interesa es limpiar mi nombre ante la justicia porque en mis actuaciones no ha habido ninguna mala intención, quizás caí por tonto y confiado", aseguró Umaña a periodistas. "Jamás imaginé que mi carrera diplomática terminara con un escándalo como el ocurrido", agregó.

El canciller indicó que desde noviembre de 2010 una comisión diplomática investigaba las actuaciones de Umaña luego de que Panamá reportó un inusual tránsito por su territorio de supuestos hombres de negocios asiáticos con destino a Honduras.

Según Canahuati, el gobierno sospecha que la mitad de los chinos beneficiados ingresaron este año a Honduras para luego partir hacia Estados Unidos. Las autoridades migratorias ignoran aún el paradero de otros 200 de ellos, que no han salido del país.

De momento, la embajada en Taiwán no emitirá visas a chinos, lo que harán las embajadas de Honduras en Corea del Sur y Japón. La fiscalía investiga el caso.