Uno de los principales obstáculos a la recuperación de la economía y de nuestras situaciones financieras personales es el exceso de deuda.

Según un artículo reciente publicado por el diario financiero The Wall Street Journal, el exceso de deuda de las economías, las empresas y las personas nos está hundiendo aún más en el lodo de la crisis económica.

Por ejemplo, la deuda de los consumidores de Estados Unidos por concepto de tarjetas de crédito, hipotecas y otros es un 37% más alta que hace una década.

Cualquiera pensaría que en estos dos últimos años de crisis nos ha obligado a reducir las deudas. La realidad es que nos hemos endeudado más.

Lo cual es comprensible porque muchas familias han tenido que acudir a deudas de emergencia para enfrentar la pérdida de trabajo o la reducción dramática de los ingresos del hogar.

Además, la política de la Reserva Federal ha sido la de reducir los intereses con la esperanza de que personas y empresas tomen más dinero prestado y gasten. Este aumento del consumo debería impulsar la economía.

Es una gran contradicción económica. Pero el exceso de deudas está profundizando aún más la crisis.

Es por ello que hoy los mercados mundiales están a la expectativa de que Grecia se declare en suspensión de pagos y provoque un impacto muy negativo en todo el mundo.

Lo de Grecia no es más que exceso de deuda e incapacidad para generar más ingresos o reducir los gastos.

A nivel de finanzas personales, nuestro principal objetivo debe ser la reducción de las obligaciones financieras para convertir todos esos intereses que pagamos en ahorro o en bienestar para la familia.

Mientras no tomemos la decisión drástica de controlar el monstruo de las deudas, no podremos salir de la situación de crisis económica.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino