Unos cincuenta colombianos se manifestaron hoy ante la embajada de Israel en Bogotá para exigir a Jerusalén que entregue en extradición al militar Yair Klein, mercenario condenado en el país andino por adiestrar a grupos paramilitares.

La protesta fue convocada por colectivos de familiares de víctimas de crímenes cometidos por organizaciones ultraderechistas, que tuvieron como partida las alas armadas de carteles del narcotráfico.

"Buscamos presionar una respuesta de Israel a la solicitud de extradición de Yair Klein", dijo a Efe la activista María José Pizarro, hija de Carlos Pizarro Leongómez, antiguo líder rebelde asesinado en abril de 1990, cuando promovía su candidatura presidencial en los comicios del mismo año.

Pizarro fue el jefe máximo del Movimiento 19 de Abril (M-19), guerrilla que se disolvió en marzo de 1990 mediante un acuerdo de paz con el Gobierno, y murió tiroteado en un avión comercial que volaba de Bogotá a Barranquilla (norte).

La hija de Pizarro dijo que las tácticas que enseñó Klein sirvieron para matar a su padre y a otros líderes políticos, y cometer atentados como el que destruyó en vuelo una aeronave comercial con más de cien ocupantes.

"Israel no se ha pronunciado sobre la solicitud de extradición", agregó la activista, quien convocó la manifestación junto al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y otros familiares de personalidades asesinadas por paramilitares.

Entre ellos estaban el senador Juan Manuel Galán, hijo del candidato presidencial Luis Carlos Galán, asesinado en 1989, y el representante a la Cámara Iván Cepeda, cuyo padre, el congresista Manuel Cepeda, fue tiroteado en 1994.

Además de Galán y Cepeda, por la época también fueron asesinados los candidatos presidenciales Jaime Pardo y Bernardo Jaramillo, así como el líder comunista José Antequera, los tres de la Unión Patriótica (UP).

De forma coincidente, el parlamentario Cepeda pidió a la canciller María Ángela Holguín que informe de eventuales gestiones para obtener la entrega de Klein y otros trece mercenarios de Israel, el Reino Unido y Australia que lo acompañaron en Colombia.

El Gobierno colombiano solicitó el pasado enero al de Israel la extradición de Klein, liberado por Rusia en noviembre de 2010 en Rusia, ante una sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH), que rechazó su entrega a Bogotá.

Klein, antiguo coronel del Ejército israelí, tiene pendiente en Colombia una pena a diez años y ocho meses de prisión impuesta en 2002 por el Tribunal Superior de Manizales, por los delitos de adiestramientos y prácticas de guerra a paramilitares.

Klein fue procesado y enjuiciado como reo ausente junto a sus compatriotas Melnik Ferry y Tzedaka Abraham, con quienes viajó a Colombia en 1989 contratado por capos del narcotráfico cuyas bandas devinieron en paramilitares.