La Fiscalía General en un acto público entregó el jueves a sus familiares los restos óseos de 24 personas --entre ellos los de una menor de edad-- que fueron asesinadas por paramilitares y guerrilleros.

La entrega se realizó en una ceremonia en la ciudad de Cúcuta, departamento de Norte de Santander, a 400 kilómetros al noreste de Bogotá.

Los restos fueron recuperados de fosas comunes gracias a información que recibió el ente investigador de parte de ilegales desmovilizados y de allegados de las víctimas, explicó en entrevista telefónica Amparo Ramírez, que está al frente de las exhumaciones y entrega de víctimas a sus familiares por parte de la Fiscalía General. Ramírez encabezó el acto de entrega en Cúcuta.

Una de las víctimas fue Miryam Sánchez, una joven de 16 años que está desaparecida y que, según la funcionaria de la Fiscalía, fue asesinada por paramilitares a mediados de 2003 en zona rural del municipio de Puerto Santander, en Norte de Santander, a unos 450 kilómetros al noreste de la capital colombiana.

Su exhumación se realizó en los últimos dos años, agregó Ramírez al destacar el largo proceso para identificar los restos con muestras de ADN.

El resto de las víctimas entregadas eran hombres. De ellas, 21 fueron asesinadas por paramilitares y tres por grupos guerrilleros, dijo Ramírez.

Desde agosto de 2007, cuando se creó la unidad de exhumaciones de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, han sido entregados a sus familiares los restos óseos de 1.478 personas.

Otros 891 restos óseos, añadió, están en poder de la Fiscalía y es casi un hecho que serán identificados gracias a pruebas científicas, como muestras de ADN.

La Fiscalía calcula que en Colombia al menos 41.000 personas fueron desaparecidas con ocasión del conflicto armado, mientras que a los paramilitares se les atribuyen hasta 156.000 asesinatos desde 1980 al 2004. Entre esas víctimas podrían estar algunos de los desaparecidos.