Seis meses después de su fallecimiento, los restos del ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez fueron depositados temporalmente el jueves en un cementerio de Miami mientras continúa una disputa judicial de sus familiares sobre el lugar definitivo del entierro.

El cadáver embalsamado fue trasladado desde una casa funeraria hasta el cementerio Flagler Memorial Park del noroeste de esta ciudad, donde será colocado en la cripta de un mausoleo, de acuerdo a una orden firmada por el juez Arthur Rothenberg, que lleva el caso judicial.

El ataúd recorrió un trayecto de 10 kilómetros escoltado por dos policías en motocicleta.

En el cementerio lo esperaba su compañera Cecilia Matos y sus dos hijas.

Su esposa legal Blanca Rodríguez de Pérez y tres de sus hijos llegaron posteriormente en dos limosinas negras desobedeciendo la orden del juez que había determinado que los familiares debían estar en el cementerio antes de la llegada del féretro.

El carro fúnebre se detuvo frente al mausoleo principal del cementerio y fue cargado por cuatro empleados del cementerio vestidos de negro, que lo subieron en un ascensor hacia el segundo piso para depositarlo en una cripta ubicada a tres metros de altura.

La cripta fue sellada y en su frente le colocaron un papel blanco con su nombre y fechas de nacimiento y muerte en letras negras.

Un total de menos de 10 familiares tuvieron que identificarse para entrar al edificio para asistir al entierro.

Pérez falleció el 25 de diciembre en Miami, donde vivió desde principios de la década del 2000 junto a Matos. Tenía 88 años. Desde entonces ha permanecido congelado en una casa funeraria.

A finales del 2010, la justicia estadounidense aceptó un pedido de la esposa legal y frenó el entierro el mismo día en que iba a suceder.

Rodríguez alega que es la única persona que puede determinar dónde debe ser enterrado Pérez y busca su repatriación para que sea despedido en Venezuela con los honores de un ex presidente.

Pero Matos y sus dos hijas aseguran que Pérez no quería volver a Venezuela ni vivo ni muerto mientras estuviera en el poder el presidente Hugo Chávez, uno de sus más acérrimos enemigos.

El juicio para determinar el lugar definitivo del entierro está previsto para agosto. Pero después de varios intentos infructuosos, las dos familias buscan nuevamente llegar ahora a un acuerdo para evitar esa instancia.

El magistrado prohibió también que los asistentes llevaran al cementerio sus teléfonos celulares o dispositivos electrónicos, para evitar que se tomen imágenes y se grabe audio.

Entre las personas incluidas en las listas de asistentes al entierro figuran Rodríguez y sus hijas Sonia, Marta y Carolina, y Beatriz Rangel, quien fue ministra durante la segunda presidencia de Pérez.

Por el lado de los familiares de Miami, la lista incluye a Matos y sus dos hijas Cecilia Victoria Pérez Matos y María Francia Pérez Matos, entre otras personas.

Pérez fue presidente de Venezuela entre 1974 y 1979. En 1989 asumió una segunda presidencia, pero debió retirarse anticipadamente debido a un escándalo de corrupción.

----------------

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon