Brasil y Japón han obtenido el apoyo de más de 100 países para una iniciativa de reforma de las Naciones Unidas que incluirá una ampliación del Consejo de Seguridad, revelaron el jueves los cancilleres de esas dos naciones.

Ambos países, junto con Alemania e India, forman el Grupo de los Cuatro (G4), que ha presionado por una reforma del máximo órgano de decisión del sistema de la ONU para incorporarse al Consejo de Seguridad como miembros permanentes, que tienen derecho a veto.

El tema fue discutido durante la visita del canciller japonés Takeaki Matsumoto a su colega brasileño Antonio Patriota, en anticipo de la Asamblea General de la ONU a celebrarse a partir de septiembre en Nueva York.

"En este momento hemos desarrollado una iniciativa para consultar a los miembros de la ONU sobre una propuesta que se podrá transformar en proyecto de resolución, que apunta a la ampliación de las dos categorías de miembros (del Consejo de Seguridad), permanentes y no permanentes", dijo Patriota en una conferencia de prensa conjunta.

Indicó que la iniciativa cuenta con cerca de 100 países que firmaron en apoyo y otros que lo han hecho verbalmente, por lo que cuenta con la simpatía de más de la mitad de los 192 miembros del organismo mundial.

El Consejo, con poder de enviar fuerzas de paz a áreas de conflicto y autorizar sanciones contra países, está formado actualmente por 15 miembros de los cuales 10 se rotan cada dos años y cinco son permanentes con derecho a veto: China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia.

Patriota aclaró que la iniciativa en circulación apunta solo a manifestar la voluntad de los países de reformar el Consejo de Seguridad con una ampliación de sus miembros para reflejar la configuración actual del mundo, pero no detalla de qué forma se ampliará ni con cuántos miembros.

"Muchos países ya vienen hablando de la reforma, pero nunca caminó de verdad, se quedó en la intención", comentó Matsumoto. "No obstante, con el esfuerzo del G4 se concluyó que es necesaria la reforma y hay una movilización más patente en la ONU".

Tanto Japón como Brasil han manifestado abiertamente su interés de convertirse en miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

El canciller japonés llegó a Brasil tras participar la víspera en la cumbre de presidentes del Mercosur, celebrada en Paraguay, donde manifestó el interés de lograr un mayor acercamiento entre su país y América Latina.