Bahrein dejó de someter a manifestantes a juicios sumarios en un tribunal especial con fiscales militares, terminando con una práctica criticada por activistas de derechos humanos, informó el jueves un abogado.

El tribunal fue instaurado durante un periodo de emergencia utilizado por la monarquía sunita de Bahrein para ayudar a reprimir a los manifestantes encabezados por los chiítas que demandaban libertades políticas y equidad en derechos.

Los juicios de decenas de opositores continuaron incluso después de que las leyes de emergencia fueran eliminadas, lo que le generó al reino del Golfo Pérsico una serie de críticas de sus aliados occidentales, quienes expresaron su preocupación por la imparcialidad de los procedimientos.

El abogado de un médico que fue acusado declaró el miércoles que los juicios fueron trasladados a cortes civiles.

El defensor habló en condición de anonimato por temor de poner en peligro a sus clientes que están en custodia.