Las autoridades de seguridad asignaron 2.000 agentes de la policía para el partido Argentina-Bolivia que inaugurará el viernes la Copa América de fútbol.

Es una cifra muy alta para el medio local. Normalmente se asignan 700 agentes para un partido y 1.500 para choques considerados de alto riesgo, como los clásicos entre Boca Juniors y River Plate.

El encuentro entre argentinos y bolivianos no es visto como de alto riesgo. En Argentina hay una gran colonia boliviana, pero no hay antecedentes recientes de enfrentamientos entre hinchadas cuando los dos países se midieron.

El domingo pasado se utilizaron 2.500 agentes en el duelo en que River se jugaba su permanencia en la primera división ante Belgrano, pero el plan de seguridad resultó inadecuado y abundaron los desmanes luego de que River descendió.

Ricardo Casal, ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires, cuya capital es La Plata, dijo que para el choque Argentina-Bolivia se programó una operación en la que habrá que sortear varios anillos de seguridad. No dio otros detalles.

Casal habló después del partido entre Gimnasia y Esgrima La Plata y San Martín de San Juan que condenó al equipo platense al descenso. Durante el encuentro hubo algunos disturbios protagonizados por hinchas que no habían podido ingresar al estadio. Se informó de diez detenidos y de dos policías heridos.

Luego del empate 1-1 del domingo entre River y Belgrano, la barra brava de River destruyó numerosos sectores del estadio Monumental de River y tuvo duros enfrentamientos con la policía. Se reportaron 89 heridos, entre ellos unos 30 policías, y 55 detenidos.