El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, criticó hoy duramente los presupuestos presentados por la Comisión de la Unión Europea para los años 2014 a 2020 al considerarlos demasiado elevados.

"Mi primera impresión es que la Comisión ha situado el volumen total del marco financiero muy por encima de lo que considera aceptable el Gobierno federal (alemán), dijo hoy en Berlín el jefe de la diplomacia alemana.

Tras subrayar que "necesitamos también en el seno de la UE una estricta limitación del gasto", Westerwelle comentó que para financiar los gastos de la UE debería bastar un uno por ciento del rendimiento económico de los 27.

"Esto supone entre 2014 y 2020 no menos de 1 billón de euros", dijo Westerwelle, quien rechazó también los planes de presidente de la Comisión de la UE, José Manuel Durao Barroso, para introducir un impuesto de la UE, ya que "la Unión Europea no tiene un problema de financiación".

Barroso presentó la pasada noche unos presupuestos para los citados años de 972.000 millones de euros que equivalen al uno por ciento del rendimiento económico de los 27, pero que no incluyen los gastos para los fondos de ayuda al desarrollo ni para el reactor de fusión ITER.

El jefe de la diplomacia alemana celebró pese a todo la disposición de la Comisión de incrementar los fondos para aumentar la competitividad de Europa en los campos de la investigación, educación e innovación.