"Larry Crowne", la película escrita, dirigida y protagonizada por Tom Hanks es la historia de un hombre que logra superar las adversidades de la vida a traves de la reinvención.

No muy distinta es la historia real de Wilmer Valderrama, el actor venezolano que hace el papel de Dell Gordo en el filme a estrenarse el viernes.

En el filme — que ha recibido fuertes críticas por la sensiblería del guión y lo inverosímil de algunas situaciones — Larry Crowne, cincuentón y divorciado, es despedido por la empresa en que trabaja, un gran supermercado que reduce su personal debido a la crisis económica. Entonces decide estudiar en un "college" comunitario para mejorar sus perspectivas laborales, y allí conoce la amistad y el amor (con el personaje de Julia Roberts, nada menos).

En otra etapa de su vida, Valderrama tuvo que pasar por un proceso similar: su familia emigró de Venezuela a Estados Unidos en 1998, cuando él tenía 18 años, dejando atrás todo lo que tenían.

"Mi familia y yo empezamos desde cero", dijo en conferencia de prensa el actor de 31 años, conocido sobre todo por su papel de Fez en el programa televisivo "That 70s Show".

Como muchos inmigrantes, admite que pasaron por tiempos difíles en los que sobrellevar la situación y lograr superarla era una duda constante. Pero precisamente en esos momentos es cuando se recurre a la reinvención.

"La reconstrucción del espíritu es un tema relevante en estos tiempos en los que las personas han perdido la esperanza", dijo el actor.

Al pensar en la alternativa, como en el caso de "Larry Crowne", de volver a pasar por las aulas universitarias o elegir alguna otra profesion u oficio, Valderrama dijo que su padre tuvo dos propuestas en mente para él: médico o jugador de fútbol. "'Mijo, los doctores ganan mucho dinero''', dice que le dijo su padre.

Suposiciones aparte, la realidad es que desde los tiempos de "That 70s Show", Valderrama es un actor latino que disfruta plenamente de su trabajo.

Valderrama aseguró que si en la actualidad si existe un héroe cotidiano capaz de transmitir ese mensaje de que aún en los laberintos más oscuros hay espacio para la luz es precisamente Tom Hanks, a quien admira muchísimo.

"Mis ídolos siempre fueron Dessi Arnaz, Anthony Quinn y Tom Hanks. Cuando recibes una llamada para trabajar con él (Tom Hanks), es uno de esos momentos cuando piensas, más vale que seas bueno en tu trabajo", dijo Valderrama. Esta gratificante experiencia le sirvió para crecer como persona y como actor. Asegura que trabajar junto a Tom Hanks fue un privilegio. "Cuántas películas con Tom Hanks puedes hacer en tu vida", dijo el actor.