Maria Sharapova, que surgió como sensación adolescente para animar el tenis y robar corazones, es ahora la veterana en el torneo femenino de Wimbledon.

A los 24 años, la rusa es la mayor de las semifinalistas en el All England Club, y de lejos la más experimentada. Ser la veterana es una novedad para Sharapova, que apenas tenía 17 años cuando ganó su único título de Wimbledon en el 2004.

Las otras tres semifinalistas — Victoria Azarenka, Petra Kvitova y Sabine Lisicki — tienen 21 años y ningún torneo de Grand Slam en su haber. Solamente Kvitova llegó a la semifinal de un torneo grande el año pasado en este mismo escenario.

"Creo que unos pocos años realmente no significan mucha diferencia", comentó Sharapova, quinta cabeza de serie. "Creo que si hubiese logrado grandes cosas siendo un poquito mayor, no de 17 años, quizás no sería considerada como veterana, sino todavía joven".

"Pero no lamento ni por un segundo haber tenido gran éxito de joven, porque siento que tengo que aprender mucho más que las jugadoras de mi edad", agregó.

El jueves, la rusa enfrentará a Lisicki, alemana que ocupa el puesto 62 en el escalafón del mundo, y que tiene el mérito de ser apenas la segunda invitada que llega a semifinales en Wimbledon después de la china Zheng Jie en 2008. Azarenka (5), de Bielorrusia, enfrentará a la checa Kvitova (8).

Después de Wimbledon, Sharapova ganó en el 2006 el Abierto de Estados Unidos y en el 2008 el Abierto de Australia. Pero una operación en un hombro ese año la tuvo inactiva durante diez meses y le obligó a un cambio drástico en el movimiento de su saque. Después de dominar el martes a la eslovaca Dominika Cibulkova 6-1, 6-1, finalmente se está pareciendo a la misma jugadora que alcanzó el primer puesto en el ránking mundial en el 2005.

Sharapova nunca había llegado tan lejos en Wimbledon desde el 2006. Las hermanas Williams han dominado este torneo en canchas de césped acaparando nueve de los últimos once títulos. Pero Venus y Serena quedaron eliminadas este año en la cuarta rueda — junto con la primera cabeza de serie Caroline Wozniacki_, lo que deja a la rusa como favorita para calzarse la corona.

Primero deberá superar a las relativamente más jóvenes. Pero sea quien fuere la ganadora, será la campeona más joven desde aquella temprana victoria de Sharapova.