El golfista venezolano Jhonattan Vegas aseguró hoy que la meta de los exponentes latinoamericanos es enseñarle al mundo que también pueden jugar al golf y auguró una exitosa exhibición de los tres representantes de la región en el AT&T National en Pensilvania.

"La meta todas las semanas es llevar en alto el nombre de Latinoamérica y nuestros países, y enseñarle al mundo que también podemos jugar al golf. Estamos jugando muy bien los tres y esperemos que sea una buena semana y terminemos primero, segundo y tercero, no importa en que orden", dijo Vegas en declaraciones a Efe.

Integrante del trío latino junto con Andrés Romero (Argentina) y Camilo Villegas (Colombia), Vegas expresó su deseo por ofrecer otra buena actuación como la del Travelers Championship en Connecticut, "Jugué bien y ahora es una oportunidad nueva, un campo nuevo y me siento muy contento y muy cómodo en este campo", apuntó.

La ausencia de Tiger Woods, organizador del torneo, en el AT&T National, que se disputa esta semana en Aronimink Country Club, en las afueras de Filadelfia, ha abierto las posibilidades a los golfistas latinos, hecho que entusiasma al argentino Andrés Romero.

"Vengo jugando bien desde Nueva Orléans y la semana pasada (sexto en el Travelers Championship) repetí lo que venía haciendo. Eso me da mucha confianza y el campo de Aronimink es una cancha que me sienta bien", afirmó.

"Hoy he visto a Jhonattan y a Camilo pegarle muy bien. Son dos jugadores que pueden hacer cualquier cosa y sólo es cuestión de tiempo", dijo Romero después de jugar la ronda de prácticas con sus dos compañeros latinoamericanos.

El argentino, quien ha remontado 15 posiciones en la lista de ganancias del circuito estadounidense en las últimas cuatro semanas, explicó que su meta principal para este año es jugar los cuatro torneos de las finales de la Fedex Cup.

La Fundación de Tiger Woods organiza anualmente el AT&T National, un torneo dotado con más de seis millones de dólares en premios. Este año Woods no participará debido a una lesión en la rodilla, que lo marginó del US Open y posiblemente lo obligue a ausentarse del Abierto Británico.