Varias personas resultaron heridas esta noche en enfrentamientos entre la policía y manifestantes en la plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de la revolución egipcia que acabó con el régimen de Hosni Mubarak en febrero pasado, informó a Efe un testigo.

El activista Tarek Shalaby indicó que pudo ver entre cinco y ocho personas heridas en los choques que se desataron en la plaza y que todavía continúan.

La policía disparó al aire para intentar dispersar a centenares de manifestantes que se congregaron en Tahrir después de que decenas de personas intentaran atacar el Ministerio del Interior, indicó Shalaby.

Según la versión digital del diario estatal Al Ahram, varios manifestantes arrojaron piedras contra la sede del Ministerio, ubicada en el centro de la capital y próxima a la plaza Tahrir, y acusaron a la policía de matar a sus hijos.

La agencia oficial de noticias Mena explicó que los manifestantes eran miembros de la familia de uno de los "mártires de la revolución", Jaled Qotob.

La policía antidisturbios se desplegó en las proximidades del ministerio y acordonó la zona, según pudo constatar Efe.

En ese área se concentró un gran número de personas, algunos pertrechados con palos de madera, y el ambiente era tenso.

El testigo subrayó que cuando parecía que la situación se había tranquilizado los policías antidisturbios comenzaron a avanzar hacia la plaza Tahrir y lanzaron gases lacrimógenos a cientos de personas congregadas allí que respondieron con piedras.

Un responsable del Ministerio del Interior no identificado y citado por el diario Al Ahram negó que los agentes atacaran a los manifestantes.

Pese a la caída del régimen de Mubarak, que renunció al poder el pasado 11 de febrero, muchos egipcios continúan desconfiando de la policía, símbolo de la represión del régimen anterior.